Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sellada una de las tres fugas del pozo de BP en el Golfo de México

Sellada una de las tres fugas del pozo de petróleocuatro.com
"Aunque esto detuvo una de las tres fugas, el crudo sigue entrando en el golfo de México a un ritmo aproximado de 5.000 barriles al día", ha declarado Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).
"Hicimos buenos progresos ayer, incluido el cierre de la varilla de sondeo", señala por su parte el portavoz de BP, John Curry. El responsable de operaciones de BP, Doug Suttles, había indicado ayer que aunque se estaba trabajando para cerrar una de las fugas no se esperaba que eso modificara "el volumen total del vertido".
Florida en peligro
Las últimas observaciones por satélite de la mancha de petróleo que se extiende ante la costa de Luisiana en el Golfo de México indican que finalmente, toda esta masa contaminante podría ser atrapada por una corriente marina 'de lazo' que recorre este golfo y llevarla directamente a los arrecifes de coral de los Cayos de la Florida, una zona a cientos de kilómetros del punto en el que ahora se concentran los esfuerzos de contención de la mancha.
Los científicos están monitorizando la situación muy de cerca con los datos de radar del satélite Envisat de la ESA. Mediante la combinación de la rugosidad superficial y el flujo de información actual del derrame con el Radar de Apertura Sintética Avanzada (ASAR) del Envisat, los analistas son capaces de detectar la dirección en que los límites del derrame pueden desplazarse.
En las imágenes del ASAR del 29 de abril y el 2 de mayo (adjuntadas bajo la foto principal), métodos avanzados de procesamiento muestran las variaciones de rugosidad de la superficie del océano y de las mediciones Doppler de las velocidades radiales en superficie. La combinación de esta información permite conocer la estructura espacial del vertido y su dispersión por la capa superior del océano.
El temor es que los vientos podrían empujar la mancha de petróleo al sur hasta enlazar con la Corriente del Lazo, que transportaría el petróleo hacia la Florida. Si eso llegara a suceder, el petróleo puede fluir en la corriente del Golfo