Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer secuestrada en un maletero llama a su marido minutos antes de ser asesinada

Una mujer secuestrada en un maletero llama a su marido minutos antes de morir asesinadacuatro.com

Rita Maze, volvía tranquilamente a casa después de ver a su madre en otra ciudad de Montana. Cansada por el trayecto decidió parar en una área de descanso. Allí fue golpeada por un persona e introducida en su propio maletero. Consiguió llamar a su marido y a la Policía con quien pudo conversar durante más de una hora. Finalmente fue hallada muerta, a más de 500 metros de su casa.

Tristemente, en ocasiones, la realidad supera al thriller más hollywoodiense. Buena prueba de ello es el caso de Rita Maze, una estadounidense de 47 años, que fue secuestrada mientras volvía de ver a su madre. Vecina del estado de Montana, esta madre de dos hijos tuvo la sangre fría, y la suerte, de poder llamar a su marido y a la Policía desde el maletero del coche donde estaba encerrada, minutos antes de ser asesinada.
Según recoge el canal local KXLY, sobre las 10:30 de la noche del pasado martes, Bob Maze, recibió una llamada de su esposa. En ella le decía que se encontraba en el maletero de un vehículo, secuestrada después de recibir un golpe en una área de descanso de una carretera. Rápidamente, ambos, contactaron con las autoridades que siguieron su movimiento a través de la señal del móvil.
A pesar de su seguimiento mediante los repetidores y de movilizar a las autoridades de Montana y Washington, el cuerpo de Rita aparecía dos horas después de la llamada. Hallado en su Pontiac Grand Prix, el cadáver se encontraba cerca de Washington, a 560 kilómetros de Great Falls, su lugar de residencia.
En declaraciones al medio local, el alguacil de del condado Lewis & Clark. Leo Dutton, resumió lo que conocían hasta el momento: "Ella estaba en la parada de descanso y un sospechoso se le acercó, la golpeó en la cabeza y la puso en el maletero". Además, revelaba que "hubo conversaciones con ella, justo antes de morir" por lo se conoce el momento en el que falleció. 
El trágico fallecimiento ha sacudido de tal modo la pequña localidad de Great Falls, que se ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding para pagar su funeral. Sin embargo, las donaciones de sus vecinos han sido tantas que ha superado el objetivo de 10.000 dólares en sólo 3 días. Es por ello que se ha decidido que el resto del dinero sea entregado a su esposo y a sus dos hijos.