Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy desde Versalles: "No aumentaré los impuestos porque retrasaría la salida de la crisis"

Sarkozy en VersallesReuters
Durante una intervención solemne ante el Congreso reunido en Versalles, el jefe del Estado francés ha trazado las grandes líneas políticas que deben marcar la Francia posterior a la crisis y ha hecho un llamamiento al cambio.
Nicolas Sarkozy ha especificado que no subirá los impuestos porque ello retrasaría el final de la crisis y ha dicho que hay que acabar con "el mal déficit", seguir invirtiendo en proyectos de futuro y reabsorber, cuando la economía se recupere, "el déficit imputable a la crisis".
"No haré una política de rigor. No aumentaré los impuestos porque retrasaría la salida de la crisis", ha señalado el presidente francés en su discurso. En Francia "tenemos un problema de déficit", ha explicado el presidente, quien ha hablado de "un mal déficit" vinculado al gasto corriente de las administraciones, que "debe ser reducido a cero", y también de un "déficit imputable a la crisis" por la disminución de la recaudación de las administraciones.
El presidente conservador ha insistido también en la idea de que hay que disminuir la fiscalidad sobre el trabajo y la producción para evitar la deslocalización y la desindustrialización de Francia porque "la idea de una Francia sin fábricas y sin obreros es una idea loca".
No al burka
Más allá de las cuestiones de índole económica, el presidente francés se ha referido a la convivencia con otras ideologías, en concreto al polémico uso del burka por parte de muchas mujeres musulmanas.
El burka no es un "signo religioso" sino un "signo de esclavitud y sumisión" que atenta contra "la dignidad de la mujer" y ha advertido de que esta prenda que usan algunas mujeres musulmanas para cubrirse de pies a cabeza "no será bienvenida" en Francia.
"El problema del burka no es un problema religioso, es un problema de libertad, de dignidad de la mujer", ha lanzado Sarkozy entre vivos aplausos durante el discurso pronunciado en el Palacio de Versalles.