Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad llama a la calma y eleva a 488 los casos confirmados en España

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la población ante la decisión de la Organización Mundial de la Salud de elevar a seis el nivel de alerta por la gripe A, que en España ha afectado ya a 488 personas confirmadas. Trinidad Jiménez ha dicho que la decisión de la OMS, que declara la extensión de la gripe A (H1N1) como "pandemia moderada", obedece al hecho de que este virus se transmite muy fácilmente, y no a su gravedad. De los 488 casos confirmados en España, 139 han sido detectados en la Comunidad de Madrid en 22 centros escolares, según ha explicado la ministra.
Según Jiménez, "el cambio de fase no significa cambios en la vida cotidiana", ni "mayor gravedad, ni problemas", sino que sólo será necesario actuar con precaución, "como cuando hay gripe estacional", al toser o estornudar y en los hábitos de higiene. Sanidad ha recordado que entrar en la fase 6 se refiere, por tanto, a la extensión del virus y a su transmisión sostenida, no a la gravedad clínica de la enfermedad, que depende de las características sociales y sanitarias de cada país.
En el caso de España, y en Europa en general, la enfermedad es leve y evoluciona sin complicaciones. La mayoría de los casos se han curado en los domicilios en tres días, con analgésicos y antitérmicos, ha aclarado la ministra. Por tanto, las autoridades sanitarias concentrarán ahora los recursos en mitigar el impacto del virus, actuando con los afectados, y no tanto en contener su propagación, ha dicho Jiménez, por lo que ha asegurado que no es eficaz cerrar fronteras ni espacios públicos. Además, seguirán trabajando para definir el calendario y los grupos de población que precisan vacunación, en coordinación con las autoridades de la OMS y de la Unión Europea.