Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia confirma que un caza entró "unos segundos" en el espacio aéreo de Turquía

Rusia ha confirmado que uno de sus cazas entró "durante unos segundos" en el espacio aéreo de Turquía tras los bombardeos del sábado contra las posiciones del Estado Islámico en territorio sirio, según un comunicado del Ministerio de Defensa.

"El 3 de octubre, después de la finalización de las operaciones de combate, al maniobrar sobre las montañas y los bosques para volver a la base aérea de Hmeymim, un Su-30 entró brevemente, durante unos segundos, en el espacio aéreo de Turquía" ha admitido.
El Ministerio ha explicado que Hmeymim está solo a 30 kilómetros de la frontera entre Siria y Turquía y que las "condiciones climáticas", obligaron a variar ligeramente la ruta para volver a la base aérea.
El Kremlin ha advertido en contra de "ver aquí una conspiración", al tiempo que ha asegurado que "se han tomado las medidas necesarias para evitar incidentes similares en el futuro".
Sin embargo, Rusia ha negado que, tal y como ha informado la prensa local, un MiG-29 de la Fuerza Aérea rusa persiguiera a un avión turco.
El incidente
Turquía ha denunciado este lunes que un cazabombardero de la Fuerza Aérea rusa invadió su espacio aéreo el sábado, por lo que el Gobierno de Ahmet Davutoglu ha convocado al embajador ruso para protestar y reclamar que no se repita.
Fuentes militares turcas habían revelado a 'Hurriyet' que las Fuerzas Armadas rusas justificaban la invasión del espacio turco por un "error de navegación". Según su versión, el Su-30 se adentró unos cientos de metros en la provincia turca de Hatay durante unos dos minutos y regresó al espacio sirio cuando el piloto fue avisado.