Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba: "Tengo un sentimiento de pesadumbre por no haber conseguido erradicar el terrorismo"

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha expuesto en el acto de homenaje a las víctimas del terrorismo celebrado en Vic, Barcelona, que tiene un doble sentimiento, por un lado el de solidaridad con las familias de las víctimas, y por el otro el de "pesadumbre por no haber conseguido erradicar el terrorismo".
Vic sufrió los efectos del terrorismo el 29 de mayo de 1991 por la tarde, cuando un coche bomba cargado con 70 kilos de amonal junto al cuartel de la Guardia Civil asesinó a nueve personas, cinco de ellas menores. Una décima persona murió atropellada por un vehículo que intervenía en el rescate de las víctimas. Al día siguiente, la Guardia Civil localizó a los autores del atentado en Lli d'Amunt, que murieron en un tiroteo.
Rubalcaba se ha puesto en la piel de las víctimas y sus familias y ha afirmado que no sabía cómo dirigirse "a las personas que han sufrido un golpe tan duro". El ministro ha reconocido que aunque no tenga hijos está convencido de que "no hay experiencia tan dura como perder a uno de ellos". El ministro ha recordado a las familias que cuentan con "la responsabilidad y con el apoyo firme del Gobierno", ya que trabajará, ha dicho, "hasta que se acabe con el terrorismo y se pueda reparar el dolor de las víctimas". En este sentido, ha recordado, que la nueva ley de las víctimas, que espera aprobar en esta legislatura, "cambiará mucho las cosas".
De todos modos, Rubalcaba ha sido cauto y ha reconocido que, aunque han conseguido que los atentados disminuyan, durante sus años en el Ministerio de Interior ha aprendido que "matar es fácil y por muy debilitada que esté ETA, aún puede hacer mucho daño".
En este sentido, el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha utilizado palabras parecidas a las del ministro y ha recordado que aunque ETA esté debilitada "no quiere decir que no pueda volver a golpear". Montilla ha insistido en la idea de que para hacer frente al terrorismo se necesita "democracia, unidad cívica y social".
Los sindicatos y asociaciones mayoritarias en el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Erzaintza y los Mossos d'Esquadra no han asistido al acto de homenaje, en protesta por la utilización política "vergonzosa" de las víctimas del terrorismo.
Una placa de homenaje, en la próxima biblioteca pública
El acto de conmemoración ha tenido lugar en el solar en el que se levantaba, hace 18 años, el cuartel de la Guardia Civil de Vic. En el solar ha sido descubierta una placa de homenaje a las víctimas del brutal atentado, que será instalada en el interior de la biblioteca pública que se construirá en el mismo terreno.
El atentado de Vic fue el segundo más sanguinario de los cometidos por ETA en Cataluña, tras el de Hipercor, perpetrado el 19 de junio de 1987, en el que murieron 21 personas y hubo más de cuarenta heridos.