Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renfe garantiza la circulación de entre el 65 y el 72 por ciento de los trenes ante la huelga

Huelga de RENFECNN+/Cuatro
Renfe ha denunciado en un comunicado que CC.OO y CGT han convocado más de 50 jornadas de huelga en la compañía en los últimos 180 días, de las que efectivamente se han realizado once, contando con la de este viernes.
La operadora asegura que cada una de estas jornadas de paro que se realiza le suponen un coste de más de un millón de euros por día. En el caso de las huelgas que se convocan y posteriormente se desconvocan, el coste se estima en unos 700.000 euros diarios.
Con la huelga del 25 de junio, estos dos sindicatos pretenden protestar por el acuerdo de desarrollo profesional firmado por la compañía ferroviaria y el resto de sindicatos con representación en la empresa y que entra en vigor el próximo 1 de julio.
Motivos del paro
CC.OO. y CGT consideran que la aplicación de dicho acuerdo supondrá el incumplimiento del Contrato Programa de la compañía ferroviaria y el Estado, y de los Presupuestos, en los que se establecía la creación de 600 empleos directos.
Asimismo, los sindicatos denuncian que contiene cambios laborales y desregulaciones de "calado", como la distribución irregular de la jornada, más funcionalidad y menos promoción profesional. Además, critican que "carece de la mínima equidad interna y genera agravios" dado que, según sus datos, "algunos trabajadores podrán ganar hasta un 10 por ciento más, mientras que otros perderán dinero en sus nóminas".
De su lado, Renfe defiende que el acuerdo tiene como objetivo "racionalizar y mejorar los actuales sistemas de productividad, imprescindibles para garantizar el futuro sostenible de la empresa sobre todo en la actual coyuntura de crisis".
En virtud de este nuevo acuerdo de desarrollo profesional, la compañía ferroviaria eliminará las horas extraordinarias, que suponen un coste anual de unos 16,9 millones de euros, y vinculará a la productividad entre un 15 por ciento y un 20 por ciento del salario total que cobran sus 13.000 trabajadores, incluidos los maquinistas.