Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reacción brutal de varicela en un bebé con apenas 11 meses

Bebé varicelaFacebook

Una madre comparte las fotos de su bebé de casi un año con múltiples heridas por todo el cuerpo generadas por la varicela. Una enfermedad de la que aconseja vacunar siempre a sus hijos y, por ello, intenta concienciar a los demás padres por las redes sociales.

Una de las imágenes más impactantes ha ocurrido en la ciudad de Brisbane, Australia, donde un bebé ha sufrido la enfermedad de la varicela a niveles muy fuertes. Elijah, como así se llama el enfermo, tiene apenas 11 meses de vida y, aunque ya ha recibido el alta, tuvo que ser ingresado en Ipswich Hospital debido a los fuertes efectos de la varicela. 
Su madre, Kayley Burke, ha querido concienciar a todas los padres del mundo a que sí vacunen a sus hijos. Por ello, a través de su cuenta de Facebook ha querido mostrar imágenes de su hijo, instantáneas en las que se aprecia muy débil al bebé y con la cara repleta de heridas y quemaduras generadas por la enfermedad. Un 'post' que ha generado mucho revuelo en las redes y que ha sido compartido más de 66.000 veces para concienciar a todos los padres de que esa vacuna debe realizarse cuanto antes. 
Ellos viven en Australia, donde el Programa de Salud del Departamento de Inmunidad de Australia aconsejan que los pequeños reciban la vacuna contra esta enfermedad a los 18 meses -7 meses después al caso de Elijah-. De no haber pasado esta enfermedad, los jóvenes deberían volver a vacunarse entre los 10 y 15 años. 
Finalmente, Elijah ha podido volver a casa junto a sus padres y su hermana. Ahora es la madre y la hermana Kaliah quienes han sufrido la varicela, esta vez los efectos han sido mucho más suaves en la hija. Aunque, por el lado bueno, la varicela ya no volverá más a la casa de esta familia.