Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy invita a Zapatero a que "dé la cara" en Rodiezmo

Acusó al presidente de haber hecho "mucha demagogia y mucha propaganda" y le preguntó "¿y ahora, qué?", al tiempo que afirmó que si estuviera en su lugar "hubiera ido" al acto del domingo en Rodiezmo "y hubiera explicado" su gestión. "Eso debe hacer un buen gobernante", aseveró. El líder de la oposición afeó a Zapatero que "no haya dicho la verdad" al "no admitir la crisis", luego de decir que "éramos los mejor preparados", que "íbamos a ser los primeros en salir" y al "hablar de los brotes verdes y de una recuperación inminente. Todo era mentira", subrayó.
Abundó en que "hay que ser realistas", pues "está muy bien ser optimista, pero si la realidad no tiene nada que ver, acabas haciendo el ridículo y creando un problema", dijo Rajoy, para quien "el riesgo de España hoy es de estancamiento económico y de empleo". El presidente del PP abogó por "tener un plan", pues cree que "es mejor tener uno, aunque sea malo, que no tenerlo, porque la gente sabe a qué atenerse".
"La etapa de las ocurrencias, las improvisaciones, los anuncios y la propaganda tiene que ser una etapa cerrada. La gente debe saber lo que va a pasar", enfatizó. También echó en falta "coherencia" en la gestión del Gobierno, pues "los ministros -afirmó- deben decir lo mismo, que tampoco es tan difícil", y puso como ejemplo de las discrepancias las declaraciones públicas sobre los impuestos, las pensiones y las infraestructuras.
En este punto, criticó el nivel de licitación con José Blanco al frente del Ministerio de Fomento y calificó de "hecho insólito en un país normal que fuera noticia" la reunión entre éste y la titular de Economía, Elena Salgado, "para ponerse de acuerdo en algo -los recortes en infraestructuras- que no quedó aclarado".
UGT ultima su primera fiesta minera sin Zapatero desde que llegó a la Moncloa
El sindicato SOMA-FIA-UGT ultima los preparativos de la fiesta minera astur-leonesa que celebra este domingo en la localidad de Rodiezmo (León), y que por vez primera no contará con la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero desde que éste fue investido como presidente del Gobierno.
Pese a esa ausencia, los organizadores esperan la presencia de más de 30.000 personas en un acto que aseguran que tendrá un claro carácter reivindicativo y que se desarrollará a veinticuatro días de la huelga general convocada por los sindicatos nacionales mayoritarios. Es seguro, ya que así lo han avanzado los responsables de SOMA-FIA-UGT, que en las intervenciones de los representantes de esta fuerza sindical, entre ellos su máximo líder, Cándido Méndez, se expliciten las discrepancias con la reforma laboral impulsada por el Gobierno.
Zapatero, según fuentes de la Moncloa, no acudirá a Rodiezmo como gesto de respeto a la posición y el discurso de UGT en la actual coyuntura económica, pero no renuncia a acudir en próximas ediciones de una celebración a la que ha asistido muchos años incluso antes de asumir la jefatura del Ejecutivo. En esta ocasión, no desea interferir con su presencia en un acto de naturaleza sindical, pero sí ha querido dejar claro su respeto y afecto por UGT y por los mineros de Asturias y de León.
A la ausencia de Zapatero se sumarán las de otros miembros del Gobierno o de la cúpula del PSOE que estuvieron presentes el año pasado, como la de la ministra Bibiana Aído o la de la secretaria de Organización socialista, Leire Pajín. La representación de la Ejecutiva Federal del PSOE recaerá en su secretario de Libertades Públicas y derechos de la Ciudadanía, el diputado asturiano Álvaro Cuesta.
Sin embargo, otros destacados representantes socialistas sí se trasladarán hasta la campa de Rodiezmo e intervendrán en el acto. Es el caso del ex vicepresidente del Gobierno y ex vicesecretario general socialista, Alfonso Guerra -un invitado habitual en esta fiesta-, y del presidente del Principado Asturias, Vicente Álvarez Areces. Areces acudirá por última vez como presidente asturiano, ya que ha avanzado su intención de no concurrir a las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo.
Desde que Zapatero fue investido presidente había aprovechado su intervención en Rodiezmo para abrir el curso político y para expresar su especial compromiso con las políticas sociales. Así, desde 2004 había anunciado cada año en esa localidad leonesa una subida especial de las pensiones mínimas. Algo que no será posible para el próximo ejercicio debido al plan de austeridad del Gobierno que tiene como objetivo controlar las cuentas públicas y reducir el déficit.