Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy exige a Zapatero una reacción contundente contra Venezuela y Cuba

El enfrentamiento entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, en la sesión de control en el Congreso de los Diputados, ha dejado de lado la crisis económica y se ha centrado en la política exterior.
Zapatero se ha comprometido a prestar toda su "colaboración" al juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, en la investigación judicial que desarrolla sobre la posible relación de la banda terrorista ETA con el régimen venezolano de Hugo Chávez y con la guerrilla de las FARC.
El jefe del Ejecutivo ha respondido así a una pregunta del líder de la oposición, Mariano Rajoy, sobre la política exterior que España mantiene respecto a la dictadura de los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba y el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.
Una "reacción inadmisible"
Rajoy ha exigido a Zapatero una reacción contundente a las críticas vertidas por Chávez contra la Audiencia Nacional y el sistema judicial español tras el auto del magistrado Velasco que relaciona a la banda terrorista ETA con Venezuela y las FARC colombianas.
A su juicio, los insultos de Chávez a la Justicia española y al anterior presidente del Gobierno, José María Aznar, constituyen una "reacción inadmisible" por la que se debería llamar a consultas al embajador venezolano y entregarle por escrito una "nota verbal" de protesta.
Rajoy ha calificado de "confusa y contradictoria" la posición que ha mantenido el Gobierno de Zapatero en la última semana sobre este asunto y ha despreciado el comunicado conjunto emitido el sábado por España y Venezuela al entender que en él "no se explicaba nada" sobre el incidente diplomático.
Posición constructiva
Tras los argumentos del presidente del PP, Zapatero ha hecho un llamamiento al principal partido de la oposición a mantener una "posición constructiva" en este asunto y dar su "respaldo" al Gobierno español como corresponde a una "política de Estado".
Rajoy ha replicado que su posición es "constructiva", pero ha descartado apoyar por ahora al Ejecutivo dado que "algunos aspectos de su política exterior son incomprensibles".
Asimismo, reclamó un mayor compromiso al Gobierno en la defensa de los derechos humanos en Cuba y, para ello, ha pedido que se invite a la disidencia a la fiesta del 12 de octubre en la embajada de La Habana, que se permita a la Cruz Roja visitar las cárceles de la dictadura castrista y que desde España se exija la libertad de todos los presos políticos.
Sobre la política de inmigración
Por otra parte, Zapatero ha asegurado que el Reglamento de la Ley de Extranjería, en el que está trabajando el Ejecutivo "con toda rapidez", deberá "clarificar algunas cosas y desde luego, todo lo que afecta al padrón municipal".
Zapatero respondía así a preguntas del portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, para quien la política de inmigración desarrollada por el Gobierno "no ha sido un buen modelo" y no ha generado "confianza por parte de la ciudadanía".
Prioridad del Eje Atlántico
El presidente del Gobierno también ha anunciado que ya se han ejecutado 16.000 millones de euros, el 50 por ciento de la inversión de 29.500 millones previstos por España para el Eje ferroviario de Alta Velocidad del Sudeste de Europa que conecta Francia, España y Portugal.
Rodríguez Zapatero ha recordado que el Eje Atlántico ha sido considerado como proyecto prioritario 'número 3' por Bruselas y ha recalcado el apoyo prestado por Francia al proyecto.
Asimismo, ha explicado que se ha constituido una agrupación de interés económica para impulsar el tramo internacional a su paso por Hendaya e Irún, con el objeto de conseguir ayudas europeas.