Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang amenaza con ataques "despiadados" si Corea del Sur traspasa la frontera

Ataque norcoreano a Corea del SurCuatro/CNN+
El Ejército norcoreano disparó varias rondas de artillería contra la isla, situada al sur de la disputada frontera marítima de los dos países, provocando, además de los muertos y heridos, fuego que ha hecho arder decenas de viviendas civiles.
Ante este ataque, que el jefe del Estado Mayor surcoreano, general Lee Hong Ki, no dudó en calificar de "intencionado y premeditado", Seúl replicó y disparó más de 80 proyectiles contra las posiciones de la artillería norcoreana en la costa oeste, además de enviar a sus aviones de combate a la isla. Según el comandante militar, el ataque supone "una violación del acuerdo de armisticio" que puso fin a la guerra de 1950-53.
El balance oficial del suceso, ofrecido por el jefe del Estado Mayor, es de dos marines surcoreanos muertos, otros seis heridos de gravedad y diez heridos leves, así como tres civiles heridos y dos desaparecidos, un anciano y una niña.
Así las cosas, el presidente surcoreano, Lee Myung Bak, ha afirmado que ataques "indiscriminados" contra civiles como el de hoy son "imperdonables" y ha advertido de "acciones duras" en respuesta con el fin de que Pyongyang no pueda "provocar de nuevo".
Una "provocación intolerable"
"La provocación en esta ocasión puede ser considerada como una invasión del territorio surcoreano. En particular, los ataques indiscriminados contra civiles son un grave problema", ha subrayado, dejando claro que estos ataques "no son tolerables, especialmente cuando Corea del Sur está dando ayuda humanitaria a Corea del Norte".
En este sentido, ha defendido que el Ejército surcoreano debería responder con "una acción dura y no una respuesta administrativa" como declaraciones o conversaciones y dado que Pyongyang "mantiene una postura ofensiva" ha considerado "necesario una represalia enorme para hacer que Corea del Norte sea incapaz de provocar de nuevo", ha advertido.
La versión de Pyongyang
La versión norcoreana es distinta. Según la agencia oficial KCNA los primeros en disparar fueron los surcoreanos y su Ejército se vio obligado a responder bombardeando Yeonpyeong. Seúl ha admitido que estaba efectuando maniobras militares regulares y ensayos balísticos en la isla de Yeonpyeong antes del bombardeo norcoreano, pero ha asegurado que había disparado con dirección al oeste y no hacia el norte.
"Pese a nuestras reiteradas advertencias, Corea del Sur disparó decenas de proyectiles desde la una de la tarde (siete de la mañana en España) e inmediatamente efectuamos una acción militar enérgica", añadió la agencia en un breve comunicado.
Nuevos ataques "despiadados"
Posteriormente el Mando Supremo del Ejército de Corea del Norte ha amenazado con realizar nuevos ataques "despiadados" contra Corea del Sur y ha acusado al Ejército surcoreano de haber sido el primero en disparar. "Si el títere surcoreano se atreve a entrar en aguas territoriales (de Corea del Norte), incluso 0,001 milímetros, las fuerzas armadas revolucionarias (del Norte) no dudarán en seguir realizando acciones militares despiadadas en su contra", advierte.
Asimismo, ha advertido en su comunicado a las autoridades de Corea del Sur de que deberían "tener presente la solemne advertencia de las fuerzas armadas revolucionarias de que no pronuncian palabras huecas".