Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont prescinde de tres consejeros y se rodea de perfiles más comprometidos con el referéndum

Junqueras llegaba esta mañana al palacio de la Generalitat, dentro le esperaba Puigdemont. El president ha pasado la noche preguntando, uno a uno, a los miembros de su ya anterior ejecutivo acerca de su compromiso con el referéndum. Al otro lado, sus consellers, pegados al teléfono, cuestionándose su continuidad. Tres se bajan del barco. El Gobierno se hizo una foto solemne hace sólo 10 días. Hoy estalla por los aires. Se caen tres de sus miembros, todos del PDCat: el encargado de los Mossos, la portavoz y posible recambio de Puigdemont y la titular de Educación. En sus manos estaba abrir las escuelas el 1 de octubre donde no lo hagan los ayuntamientos. El presidente se blinda con un equipo de confianza que no dé marcha atrás en su objetivo. Al mando de estos preparativos, estará un nuevo órgano de coordinación, con el president, el vicepresident y dos secretarios. Pero cualquier decisión sobre el referéndum la asumirá el Gobierno al completo. Era una exigencia de Jonqueras, que había provocado tensiones en el ejecutivo catalán.