Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig crea una unidad especializada contra la "guerrilla urbana"

Imagen del desalojo del movimiento 15-M en Barcelona.EFE / Archivo
En su intervención en el Parlament para dar cuenta del dispositivo policial previsto para los días 14, 15 y 16 de junio en que los 'indignados' trataron de bloquear la celebración del pleno de Presupuestos, Puig ha puesto en el punto de mira la actuación de estos grupos violentos que suponen un desafío específico a las fuerzas de seguridad y ha anunciado nuevas estrategias para combatirles.
Ha argumentado que estas "explosiones puntuales de violencia promovidas desde grupos interesados" son un fenómeno que hace años que pasa en Barcelona y ha llamado a reflexionar porque solo se podrá frenar esta situación si hay una expresión social en contra.
Para el conseller, es necesario diseñar nuevas respuestas policiales más adecuadas ante estos violentos, por lo que ya se han puesto manos a la obra revisando las estrategias y creando una comisión de trabajo que estudiará nuevos instrumentos y la introducción de nuevos recursos materiales.
Puig ha admitido que el dispositivo policial desplegado para proteger el Parlamento y permitir el pleno se vio superado para la complejidad de la situación, la dinámica de los grupos violentos, la dificultad que suponía garantizar un perímetro de cuatro kilómetros y la exigencia de garantizar el acceso de los diputados, además de que tenían la voluntad de evitar una espiral de violencia que se extendiera a otros puntos de la ciudad.
"Lamento profundamente las agresiones y la imagen del Parlamento sometido al riesgo", ha sentenciado Puig.
En el inicio de su intervención el conseller ha hecho una reflexión sobre el actual momento de crisis de modelo de Estado y el momento de cambio hacia nuevos modelos en un momento de incertidumbre y precariedad.
Así, ha concedido que quizás se deberán buscar algunas soluciones más allá de las urnas, desde el Parlament pero también desde la calle, y ha aseverado que en un momento así "no vale la prepotencia de los que están instalados ni la violencia de los indignados".