Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Principio de acuerdo en Figueruelas

Planta Opel en Figueruelas, ZaragozaCNN+
La Dirección de la planta de General Motors (GM) España, ubicada en la localidad zaragozana de Figueruelas, y la Comisión de Seguimiento han alcanzado esta madrugada un principio de acuerdo para acometer la reestructuración, que supondrá el cese de 900 trabajadores.
Según ha informado el secretario general de UGT en la planta, Pedro Bona, en declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, tras diez horas de negociación se ha alcanzado un preacuerdo que deberá ratificarse por los trabajadores y que incluye un convenio colectivo con vigencia para cuatro años con incrementos de un uno por ciento para 2009 y 2010 -que formarán parte del plan de ahorro-, y del dos por ciento en 2011 y 2012.
Además, también se ha alcanzado un acuerdo referente a la jornada irregular para mantener la flexibilidad en base a la producción que tenga la planta. "En estos momentos la plantilla debemos entorno a 20 ó 25 días a la empresa, una deuda que se devolverá con un valor de 1,75 por día y, a partir de entonces, se pondrá el valor de uno por 1,25 cuando esté a favor de la empresa y de hora extraordinaria, cuando esté a favor de los trabajadores", aclaró Bona.
Los consejeros de Economía e Industria del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz y Arturo Aliaga, respectivamente; la secretaria general del Ministerio de Industria, Teresa Santero; y representantes de la Dirección y el Comité de Empresa de GM España se reunieron en la noche del jueves, 11 de marzo, en la sede del Departamento de Economía, en Zaragoza, y alcanzaron un principio de acuerdo que se ratificará en una asamblea de afiliados el sábado, antes de presentarse a los trabajadores para su aprobación oficial.
"Creo que para la mayoría de los trabajadores y de la sociedad aragonesa podemos decir que hemos tenido una última propuesta que puede satisfacer de entrada y que puede aprobarse en asamblea de afiliados y después por los trabajadores", ha sostenido Bona.
En este sentido, Bona ha reconocido que tanto empresa como trabajadores "han hecho un esfuerzo tremendo". "Partíamos de unos puestos muy diferentes, y el esfuerzo también de Gobierno central y autónomo ha posibilitado que nos hayan ayudado a las dos partes a conseguir este principio de acuerdo y ha merecido la pena", ha indicado.
Por su parte, el representante de Comisiones Obreras en la planta, José María Fernando, ha explicado que los sindicatos acudieron a la reunión "con dos objetivos: que el convenio no se cerrara el falso, para lo que se pidió que incluyera un acuerdo sobre el ahorro; y no hacer del convenio una moneda de pago de la reestructuración, ni viceversa".
"Estamos particularmente satisfechos de como se ha cerrado la reestructuración porque se han satisfecho dos de nuestras principales demandas: incluir criterios de voluntariedad y que a los relevistas se les haga fijos", informó y añadió que "también satisface un convenio justo y que no depende de lo que pase en Europa al limitar los efectos que un plan de ahorro podría tener sobre nuestras condiciones laborales y salariales".
"Socialmente responsable"
Sobre los 900 trabajadores que se verán afectados por el expediente de extinción de empleo, en el marco de la reestructuración, Bona ha informado de que "ningún despido va a ser indefinido y se va a hacer una reestructuración socialmente responsable".
"Hemos conseguido que los 350 empleados que van a estar entre 7 y 22 meses en el paro vuelvan como relevistas con contrato indefinido, recuperando las cuestiones que tenían anteriormente tanto de antigüedad, salarios y categoría"; así como que "todos los relevistas que cumplen su contrato en 2013 pasen también a ser indefinidos", ha indicado Bona que ha recordado que este último punto "era uno de los más difíciles porque supone restar flexibilidad a la empresa".