Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe preside el funeral del militar fallecido en Afganistán

El Príncipe Felipe preside el funeral del militar John Felipe Moreno Meneses, muerto en Afganistán hace dos días, acto al que también asisten las ministras de Economía y Hacienda, Elena Salgado; la de Defensa, Carme Chacón; el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, y el presidente del PP, Mariano Rajoy.
El funeral, oficiado por el arzobispo castrense Juan del Río, tiene lugar en el cuartel del Bruc de Barcelona.
Meneses murió en Afganistán hace dos días en un ataque perpetrado con una mina anticarro contra su convoy cuando éste escoltaba una caravana del Programa Mundial de Alimentos de la ONU al norte de Qala-i-Naw (Afganistán).
Desconsuelo y tristeza

El avión de la Fuerza Aérea Española, en el que viajaban los restos mortales del soldado John Felipe Romero Meneses, aterrizó poco antes de la medianoche en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona. El avión aterrizó a las 23.41 horas en la terminal 2 del citado aeropuerto procedente de Kabul tras más de siete horas de viaje. En él viajaban también tres de los seis soldados que resultaron heridos en el atentado contra las tropas españolas, así como la ministra de Defensa, Carme Chacón, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, y el Jefe del Estado Mayor del Ejército, Fulgencio Coll.
Nada más abandonar el aparato, la ministra de Defensa se acercó a consolar a la familia del soldado fallecido, que aguardaba en la pista visiblemente afectada por los acontecimientos.
En las inmediaciones del avión, el féretro fue recogido por un grupo de miembros de la Unidad de Montaña del Ejército, a la que pertenecía el soldado fallecido. Ocho soldados portaron el ataúd a hombros desde el avión hasta la zona donde aguardaban los familiares bajo el compás de una marcha fúnebre.
Tras la lectura de una elegía por parte del capellán castrense, el silencio de los presentes fue roto por el grito desconsolado de la madre del fallecido, que cayó al suelo debido a la tensión del momento.