Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Príncipe de Asturias: "Los galardonados son ejemplo de las cualidades humanas"

Premios Príncipe de Asturias 2009cuatro.com
Don Felipe de Borbón ha reflejado en la ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias las consecuencias de la crisis económica y ha destacado que "en España la crisis nos muestra que necesitamos nuevas bases para crecer y generar empleo, que hagan posible que los ciudadanos puedan desarrollar sus vidas y las de sus familias con dignidad, seguridad, y confianza en el futuro".
"España ha demostrado con creces en las últimas décadas cómo superar de forma ejemplar múltiples retos. Tengo plena confianza en la capacidad que tenemos los españoles para construir un futuro más sólido y equitativo, de prosperidad y bienestar, que todos anhelamos", ha añadido.
Con alusiones a la situación mundial, a la crisis financiera y al paro, Don Felipe ha pedido un trabajo "codo a codo y hombro con hombro" para que, "salvando las legítimas diferencias", prevalezca "la generosidad, el sentido de la responsabilidad y por encima de todo, el interés general". Asimismo, el Príncipe ha apostado por "buscar un apoyo en los valores imperecederos como el esfuerzo, el sacrificio, la tolerancia y el respeto mutuo; el saber y la cultura y el compromiso solidario".
"Hagamos ese camino, sin esperar otros resuelvan lo que a nosotros nos corresponde afrontar y volquemos, en ese gran esfuerzo individual y colectivo, toda nuestra capacidad de emprender, de imaginar y de innovar", ha apuntado Don Felipe.
Vivimos en un "mundo en transformación en el que ya no es posible un orden económico internacional estable y próspero sin valores que lo inspiren y en los que se fundamente sin una decidida cooperación entre los Estados".
Además, el Príncipe de Asturias ha elogiado el trabajo de cada uno de los galardonados, a los que considera"modelos supremos de esfuerzo sacrificado, de inteligencia, de nobleza, de espíritu de superación y de cuantas cualidades enaltecen a los seres humanos", subrayó.
Premio de las Letras
El escritor albanés Ismail Kadaré, reconocido con el premio Príncipe de Asturias de las Letras, ha señalado durante la ceremonia de entrega del galardón el ejemplo de la popularidad del Quijote en el régimen comunista albanés, como ejemplo de independencia de la literatura y el arte frente al mundo real, con el que se encuentra en permanente conflicto.
Aceptamos el arte y la literatura "como un mundo paralelo referencial pero, cuando llega la hora de alcanzar una visión completa de ella, a nuestra mente estrecha, conformista, se le plantean problemas para aceptar el paralelismo, la verdadera independencia por tanto", ha aseguradp Kadaré.
"No puede descartarse que el arte mantenga vínculos con la vida, aunque sólo parcialmente", y "una vez que aceptamos que el de la literatura y las artes es un mundo paralelo, referencial, ya hemos admitido también que es un mundo rival. Y en consecuencia, habremos de admitir que entre esos dos mundos, el de la vida y el del arte, habrá conflicto".
"El mundo real", prosigue, "posee sus propias armas contra el arte en ese enfrentamiento: la censura, las doctrinas, las cárceles". "Así como también el arte dispone de sus medios, sus fortalezas, sus herramientas... En fin, sus armas, la mayor parte secretas", añadió.
Premio de Cooperación Internacional
La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, ha señalado la necesidad de "mayor justicia" a la hora de compartir los beneficios de los avances médicos.
En su discurso, la representante de la organización galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, ha afirmado que al honrar la labor de la OMS, la Fundación también honra esa necesidad de una "mayor justicia".
"Ustedes refuerzan nuestro optimismo", ha reseñado en su intervención en la ceremonia de entrega. Además, se ha comprometido a que "lo mejor de la naturaleza humana", como la creatividad, la generosidad y el deseo genuino de ayudar, "siempre prevalecerán" cuando la salud de las personas esté "en juego".
Premio de Comunicación y Humanidades
El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Ramón Narro, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, ha asegurado que "la crisis mundial requiere de una revisión a fondo de los valores que transmitimos a los jóvenes en virtud de que la desigualdad y el rezago afectan en el mundo a miles de millones de personas".
Narro, ha afirmado que aunque a algunos les puede parecer que hablar de valores o de humanismo es asunto del pasado, se equivocan. "Frente al éxito quimérico, el egoísmo, la corrupción o la indiferencia, el mejor antídoto son los valores laicos de ayer y siempre", ha dicho.
"Aprovechemos la oportunidad que nos ofrece el fracaso del sistema financiero, para proponer nuevos esquemas de desarrollo que permitan a los jóvenes recuperar la esperanza en un futuro más alentador. El gran reto consiste en alcanzar un progreso donde lo humano y lo social sean lo importante", ha manifestado Narro.
Premio de la Concordia
Klaus Wowereit, alcalde gobernador de la ciudad de Berlín, ganadora del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, ha defendido que Berlín pasó de ser la capital de la Alemania Nazi, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, a una ciudad de cambio, con un ambiente abierto y tolerante.
Wowereit ha agradecido al jurado la recepción del premio en nombre de "todos los berlineses y berlinesas". Ha recordado que en noviembre se cumplen 20 años de los acontecimientos dramáticos que tuvieron lugar en Alemania en 1989, cuando millones de personas salieron a la calle en Berlín y en otras ciudades de la República Democrática para manifestarse "por sus derechos de libertad".
El derribo del Muro, que partió a la ciudad durante tres décadas y tuvo lugar gracias a la Revolución Pacífica ciudadana, fue, a su juicio, "el momento más feliz en la historia de Berlín".