Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Portugal, gana Coelho y Sócrates dimite

El conservador Partido Social Demócrata (PSD) liderado por Pedro Passos Coelho ha logrado el 39,5 por ciento de los votos y 58 escaños en las elecciones legislativas de este domingo, muy por delante del Partido Socialista (PS) del actual primer ministro, José Sócrates, que ha conseguido el 28,3 por ciento de los votos y 39 diputados.
El Bloco Esquerda es el otro gran perdedor de los comicios, ya que pasa de tener cerca del 10 por ciento de los votos al 4,9 por ciento. Los comunistas en cambio se mantienen estables, y se quedan con el 7,33 de los votos, lo que les daría en torno a 15 diputados.
Tal y como auguraban las encuestas en la recta final de la campaña, la derecha tiene la mayoría en el Parlamento. Se abre así la puerta a una coalición de gobierno entre PSD y CDS-PP para cumplir con la petición de prácticamente todos los sectores de la sociedad y del presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, para formar un gobierno de mayoría que dé estabilidad política.
El reto del nuevo gobierno de Portugal será aplicar el duro programa económico de recorte de gasto y subidas de impuestos que el Gobierno de José Sócrates negoció con la UE y el FMI a cambio de recibir un rescate financiero, siguiendo los pasos de Grecia e Irlanda, de 78.000 millones de euros. Portugal ya recibió los primeros 12.000 millones durante la campaña electoral antes las dificultades reconocidas por el Ejecutivo para hacer frente a sus obligaciones de pago.
Sócrates dimite
El secretario general del Partido Socialista de Portugal (PS) y primer ministro en funciones, José Sócrates, ha anunciado su dimisión al frente del partido tras "asumir personalmente" la derrota electoral del PS en la jornada electoral de este domingo.
Sócrates se despide así de 23 años de ejercicio dentro de la formación para ser un "militante base" y "un ciudadano de cuerpo entero".
El ya ex secretario general de los socialistas portugueses ha afirmado que deja el Gobierno portugués tras seis años de gobierno con "serenidad interior" y la seguridad de que tomó las medidas necesarias contra la crisis pese a que fueran "impopulares". "No me escondo tras las circunstancias. Esta derrota es mía y ha llegado el momento de abrir un nuevo ciclo político en el PS", ha indicado Sócrates.
Mandato inestable
El gran perdedor es el socialista José Sócrates, que ha gobernado en minoría desde septiembre de 2009, cuando revalidó su cargo al frente del Gobierno pero perdió la mayoría absoluta que ostentaba desde las elecciones de 2005, las primeras que consiguió el PS. El principal partido en la oposición, el Partido Socialdemócrata (PSD) fue su aliado en el atajo de la crisis de deuda, que se inició con la caída de Grecia, favoreciendo la aprobación de los presupuestos de 2011.
El panorama político cambió súbitamente en marzo de 2011, cuando el PSD votó en contra del último plan de ajuste del Gobierno, el cuarto desde marzo de 2010, tal y como hizo toda la oposición. José Sócrates presentó esa noche su dimisión a Cavaco Silva, que convocó elecciones anticipadas una semana después cumpliendo con el deseo de todos los partidos.
El rescate financiero llegó a Portugal después de que el Gobierno portugués admitiera ante las autoridades europeas su incapacidad para hacer frente al vencimiento de la deuda del país y ante la presión de los mercados. El PSD, el PS y la tercera fuerza política (CDS-PP) participaron en las conversaciones con la troika que culminaría en un acuerdo anunciado el 4 de mayo que fue calificado como "bueno" por el entonces primer ministro en funciones, José Sócrates.