Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polonia entierra a Kaczynski

La nube y el funeralCuatro/CNN+
Ambos féretros han llegado el domingo por la mañana al aeropuerto de Cracovia en avión militar a pesar de las dificultades provocadas por la nube de ceniza volcánica que cubre Europa y que ha imposibilitado la asistencia de varios líderes mundiales al funeral de estado, entre ellos al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los Reyes de España, Don Juan Carlos y doña Sofía, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente galo, Nicolas Sarkozy, y el príncipe Carlos de Inglaterra.
Escoltados por su hija Maria, los féretros se han trasladado a la basílica de Santa María, en la gran Plaza del Mercado de Cracovia, donde a partir de las 14.00 horas se ha celebrado la misa por el difunto matrimonio, tras la cual sus restos mortales serán trasladados a la cripta catedralicia del castillo de Wawel, lugar de reposo de los antiguos reyes y héroes históricos de Polonia, según informaron medios polacos.
Sumidos en el dolor
Polonia rindió el sábado un emotivo homenaje al presidente, a su esposa Maria y a las 94 personas, en su mayoría altos cargos políticos y militares, que murieron en el accidente de avión ocurrido el pasado sábado en Smolensk (Rusia).
Hasta 100.000 personas, muchas portando banderas nacionales, abarrotaron la plaza Pilsudski, en el centro de Varsovia, para recordar a las víctimas del accidente más devastador del país desde la Segunda Guerra Mundial.
La ceremonia católica comenzó con tres salvas de cañón. "Todos tenían sueños y esperanzas para el futuro de su tierra. Es una gran prueba para que entendamos bien esas esperanzas y las llevemos al futuro", afirmó ante la multitud el primer ministro Donald Tusk, rival político de Kaczynski. "Esto es lo más que podemos hacer por ellos. Estamos aquí para recordarlos. No los olvidaremos", declaró. Detrás de él, en el podio, se levantaba una cruz blanca entre dos grandes paneles negros con retratos de todos los muertos, cuyos nombres fueron leídos en voz acta por un actor.
El hermano gemelo de Kaczynski, Jaroslaw, ex primer ministro y actual líder del principal partido de la oposición, permaneció sentado al frente de los familiares de las víctimas, junto con la hija del presidente, Marta, de 29 años. Lech Kanzynski tenía además dos nietos.
El accidente ha conmocionado Polonia. Decenas de miles se agolparon en las calles de Varsovia para recibir los féretros y la zona del palacio de Kaczynski, en la pintoresca Ciudad Vieja de Varsovia, que se ha transformado en un santuario lleno de velas, flores, crucifijos y banderas del país. El asesor presidencial Jacek Sasin dijo que 180.000 personas habían visitado los féretros desde que fueron puestos a disposición del público, para un último adiós, el martes en el palacio de Gobierno.