Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pirámides construidas por trabajadores libres

Zahi Hawass, arqueólogo de las pirámides de EgyptoReuters
Las últimas tumbas descubiertas en la zona de Giza sugieren que las grandes pirámides de los faraones fueron construidas por trabajadores libres, y no por esclavos, tal como se creía hasta ahora, según ha explicado el arqueólogo jefe del yacimiento en cuestión, Zahi Hawass.
El imaginario sobre la construcción de pirámides reflejado en películas y documentales refleja a grandes grupos de esclavos trabajando bajo durísimas condiciones en pleno desierto para levantar los monumentos funerarios.
"Estas tumbas fueron construidas al lado de la pirámide del rey, lo que indica que esta gente no eran en modo alguno esclavos", apunta Hawass. "Si fueran esclavos, no se les permitiría construir sus tumbas al lado de la de su rey", ha agregado.
Las tumbas descubiertas, algunas de ellas halladas en la década de 1990 son uno de los hallazgos más significativos de los siglos XX y XXI, asegura Hawass. El primer descubrimiento de tumbas de obreros en 1990 se produjo accidentalmente, cuando un caballo tropezó con una estructura de ladrillo a 10 metros de la zona funeraria. Los trabajadores allí enterrados participaron en la construcción de las pirámides de Keops y Kefrén.
Hawass ha explicado que en los grabados de las paredes los propios trabajadores se autodenominaban "amigos de Keops", otra señal de que no eran esclavos, dice.
Las tumbas, situadas en la meseta de Giza, justo al oeste de El Cairo, tienen 4.510 años de antigüedad y se ubican a la entrada de una necrópolis de un kilómetro de largo.
Hawass ha apuntado que se han encontrado evidencias que muestran que los agricultores del Delta y el Alto Egipto enviaban 21 búfalos y 23 ovejas diarios a la meseta para alimentar a los constructores. Se cree que cerca de 10.000 personas trabajaron en las construcciones, una décima parte de las estimaciones del historiador griego Herodoto, que sostenía que se había empleado a 100.000 obreros.
Los agricultores, a cambio de sus aportaciones, no tuvieron que pagar impuestos al erario de antiguo Egipto, evidencia que según Hawass subraya el hecho de que estaban participando en un proyecto nacional.