Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pfizer paga 1.600 millones de euros para evitar un juicio por promoción ilegal de medicamentos

PfizerReuters
La empresa Pfizer, gigante de la industria farmacéutica de EEUU, pagará 2.300 millones de dólares (Unos 1.600 millones de euros) para resolver un caso en su contra por "la promoción ilegal" de varios productos, ha informado el Departamento de Justicia. Se trata del mayor acuerdo jamás alcanzado entre una empresa farmacéutica y el Departamento de Justicia para resolver una disputa por fraude.
Bajo el acuerdo, una filial de Pfizer, Pharmacia & Upjohn Company, ha acordado declararse culpable del delito grave de violar una ley federal respecto a la promoción del fármaco 'Bextra', un anti-inflamatorio que Pfizer retiró del mercado en 2005.
La ley federal en cuestión, que rige sobre los alimentos, fármacos y cosméticos, exige que las empresas explique con detalle el propósito de un producto a la hora de solicitar el visto bueno de la Administración de Fármacos y Alimentos de EEUU (FDA). Así, tras el visto bueno de la FDA, la empresa no puede promover el fármaco para un propósito distinto al que incluyó en su solicitud.
Pero, según las autoridades, Pfizer promovió la venta de 'Bextra' para otros usos y en otras dosis y la FDA le denegó permiso debido a preocupaciones en torno a su seguridad, ha dicho el Departamento de Justicia.
Mucho dinero de por medio
En total, la empresa tendrá que pagar una multa de 1.195 millones de dólares, la mayor jamás impuesta por el Gobierno de Estados Unidos por cualquier asunto. La empresa también cederá a las autoridades 105 millones de dólares, por lo que la multa asciende a 1.300 millones de dólares.
Además, Pfizer ha acordado pagar 1.000 millones de dólares por la promoción ilegal de 'Bextra', el antipsicótico 'Geodon', el antibiótico 'Zyvox', y 'Lyrica', utilizada para el tratamiento de epilepsias. El acuerdo también pone fin a las acusaciones de que Pfizer sobornó a proveedores de salud para que emitieran recetas médicas de esos y otros fármacos.