Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Peshawar sigue sufriendo el terrorismo

Al menos cinco personas han muerto y otras veinte resultaron heridas en un atentado suicida perpetrado junto a un tribunal de sesiones de la ciudad noroccidental paquistaní de Peshawar.
El atentado ha ocurrido en una zona céntrica de la ciudad, capital de la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP), cuando el personal de seguridad del tribunal detuvo al suicida cuando intentaba entrar en el edificio, ha dicho el superintendente de Policía Karim Khan.
El terrorista, que acababa de llegar en un motocarro, ha hecho estallar en ese momento la carga explosiva que llevaba consigo, de unos seis o siete kilos, según la Policía.
Los heridos, algunos de ellos en estado crítico, han sido ingresados en el cercano hospital Lady Reading, mientras las fuerzas del orden han acordonado la zona de Jail Road entre escenas de confusión que han recogido los canales televisivos.
El tribunal de sesiones se encuentra en una zona sensible de Peshawar, cerca además de la casa del gobernador provincial y de un hostal de diputados provinciales, por lo que la presencia de las fuerzas de seguridad es constante.
La ciudad, de unos tres millones de habitantes, registró el pasado 19 de noviembre otro ataque suicida en las inmediaciones del Tribunal Superior provincial, que causó al menos 19 muertos.
Cercana al cinturón tribal límitrofe con Afganistán, Peshawar es una de las localidades del país que más ha sufrido las acciones de los integristas, que han desatado desde octubre una ola de violencia en Pakistán con unos treinta atentados y más de 500 muertos.
El último ataque se produjo hace tres días en la ciudad de Rawalpindi, próxima a Islamabad, cuando un comando terrorista entró en una mezquita frecuentada por militares y acabó con la vida de 36 personas presentes en el centro de oración.
El Ejército paquistaní se encuentra embarcado actualmente en una operación a gran escala contra los insurgentes en la región tribal de Waziristán del Sur, considerada el feudo principal de los talibanes paquistaníes.