Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Papandreu logra la confianza del Parlamento para seguir con los recortes

Más de 20.000 personas se han reunido este martes por la noche en la plaza Sintagma de Atenas, frente al Parlamento griego, para protestar contra las medidas de austeridad del Gobierno, que ha logrado el respaldo de la mayoría de los diputados para sacar adelante una moción de confianza.
Los manifestantes han coreado consignas contra la clase política y han apuntado cientos de luces verdes contra el Parlamento, en el que el PASOK ha conseguido los apoyos necesarios.
Próximos pasos
El primer ministro Georgios Papandreou aún tendrá que sacar adelante la próxima semana unas medidas de austeridad que pasan por recortar el gasto público, subir los impuestos y vender activos del Estado con el fin de obtener un nuevo tramo de ayudas por importe de 12.000 millones de euros que necesita Grecia.
Tras dos días de conversaciones en Bruselas, los ministros de Finanzas de la zona euro han dado un ultimátum a Grecia: el Gobierno, el Parlamento y la sociedad en su conjunto tienen hasta el próximo 3 de julio para aprobar nuevas medidas con el fin de recibir la próxima cuota de 110.000 millones de euros de los fondos que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional acordaron entregar al país en mayo de 2010.
Aunque Grecia no ha cumplido varios objetivos relacionados con la deuda incluidos en el primer paquete de ayuda, los ministros de la eurozona han dicho estar dispuestos a ofrecer un segundo paquete de préstamos.
El nuevo plan, que cuenta con unos 120.000 millones de euros y se perfilará a mediados de julio, incluirá por primera vez una contribución de inversores privados, que comprarían voluntariamente nuevos bonos griegos.
Las autoridades griegas han admitido que los préstamos de emergencia son necesarios para evitar que el próximo mes de julio el país se quede sin fondos, incumpliendo así sus obligaciones en cuanto a la deuda. Papandreou ha advertido de que esa situación sería "catastrófica" y ha pedido a los griegos que acepten apretarse el cinturón.
"Las consecuencias de una bancarrota violenta o de la salida del euro tendrían consecuencias catastróficas inmediatas para las familias, los bancos y la credibilidad del país", ha declarado el primer ministro al comienzo del debate sobre la cuestión de confianza.
El nuevo ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha dicho que intentará que el nuevo programa de austeridad esté aprobado antes del 28 de junio. El plan, que se está debatiendo en el Parlamento, introduce en los presupuestos un ahorro de otros 6.500 millones de euros para este año y 28.000 millones hasta 2015, así como otros 50.000 millones por la venta de activos del Estado.
Los años de derroche, una disciplina presupuestaria poco estricta y la evasión de impuestos han hecho que la deuda pública de Grecia haya alcanzado los 340.000 millones de euros, en torno al 150 por ciento del PIB.