Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSPV asegura que la solución de Fabra contra la crisis es "jugar mucho a la lotería"

Carlos Fabra, presidente de la Diputación de CastellónReuters
El secretario de Acción Electoral y Modernización del PSPV de la provincia de Castellón, Ernest Blanch ha realizado estas declaraciones en un comunicado en relación a un informe de la Agencia Tributaria que apunta a que el presidente del PP de Castellón y de la Diputación provincial, Carlos Fabra, le tocó la lotería en cuatro ocasiones en cinco años por valor superior a 260.000 euros.
El dirigente socialista ha señalado que, de acuerdo con esta información, en el año 2008 Fabra ganó dos millones de euros en la lotería del Niño y ha asegurado que el mismo informe de la Agencia Tributaria apunta a que el presidente del PP provincial "habría cometido un presunto delito de fraude fiscal" entre los años 1999 y 2004 por valor de un millón de euros.
Críticas a los dirigentes del PP

Por estos motivos, Blanch ha mostrado su "perplejidad", no sólo por el hecho de que los informes de Hacienda "confirmen las sospechas, sino de que ningún responsable del PP de la provincia de Castellón, ni el propio presidente del PPCV, Francisco Camps, ni el del PP, Mariano Rajoy, hayan salido a pedir disculpas a los ciudadanos y ciudadanas, porque quien defrauda a Hacienda, defrauda a los contribuyentes y precisamente este tipo de conductas son las que más daño hacen a las arcas públicas".
Por ello, ha criticado el "sarcasmo que supone que los dirigentes del PP, como el alcalde de Castellón y coordinador del PP en la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, miren hacia otro lado, y hablen de defender a las familias que están sufriendo las consecuencias de la crisis, cuando en sus filas tienen a personas investigadas por los peores delitos que se pueden cometer en la clase política, como son el fraude fiscal, en el caso de Fabra, o el cohecho, en el caso de Camps".