Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE estudia la posibilidad de tramitar la reforma laboral como proyecto de ley

El PSOE estudia la posibilidad de tramitar la reforma laboral como proyecto de leycuatro.com
La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha asegurado que los socialistas no cierran la puerta a tramitar como proyecto de ley la reforma del mercado laboral que el Gobierno aprobará el miércoles y que será sometida a la convalidación del Congreso de los Diputados el martes 22, con el fin de lograr el consenso más amplio posible. El Ejecutivo tomará la "decisión final" después de escuchar a todos los grupos parlamentarios, con los que ha abierto ya negociaciones.
Ha recordado además que la "práctica habitual" en España ha sido que las reformas laborales se aprueben como proyectos de ley y que sólo una se aprobó por decreto-ley, aunque ha añadido que ello "sería igual de legítimo". La única reforma laboral aprobada por decreto-ley fue la que aprobó el gobierno del PP en 2002, el PSOE se refiere como "el decretazo" y su trámite como tal fue anulado por el Tribunal Constitucional.
Tramitar la nueva norma como proyecto de ley demoraría la aprobación definitiva de la reforma, probablemente hasta septiembre u octubre aunque entrará en vigor nada más aprobarla el Gobierno y publicarla el BOE. No obstante, Pajín ha asegurado que ello no restaría credibilidad a España ante los mercados porque el país está "dando cuenta día tras día de su responsabilidad" y tomando medidas como consecuencia del compromiso de reducción de déficit que adoptó en la UE y porque la importancia de la reforma está en su contenido, no en su trámite.
En todo caso, Patín ha dejado claro que los socialistas consideran que los grupos parlamentarios están teniendo tiempo suficiente para estudiar la propuesta de reforma, ya que tienen el borrador desde antes de que lo apruebe el Consejo de Ministros y ha añadido que "los que ahora critican la rapidez de los tiempos" llevan meses diciendo que el Gobierno se demoraba demasiado en el diálogo social.
Pajín ha argumentado que, hace tres meses, el contexto económico permitía seguir negociando, pero que una vez agotadas todas las posibilidades de diálogo, ha llegado "el momento de la responsabilidad" para el Gobiernoy también para la oposición. Especialmente al PP, les ha avisado de que si no apoyan y tampoco presentan alternativa será "evidente" que sólo quieren "un debate sin ideas" y que anteponen su "interés individual al colectivo".
Las palabras de Duran i LLeida
Y al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, que ha afirmado haber recibido presiones del PSOE para que sea él quien negocie un endurecimiento de la reforma, la dirigente socialista ha replicado que "eso no se lo cree nadie" y le pidió que en lugar de buscar "excusas en un partido ajeno" explique si va a apoyar el plan "como corresponde a un partido con sentido de Estado".
Por otro lado, ha rechazado la crítica de los sindicatos, que han acusado al Gobierno de acercarse demasiado a la patronal en su propuesta de reforma. Si eso fuera así, replicó la 'número tres' del PSOE, la patronal estaría "aplaudiendo con las orejas, cosa que no ha sido así".
Elemento más importante, la contratación
Según la dirección del PSOE, la propuesta de reforma es "equilibrada, sensata y responsable" y, a su juicio, cumple con el objetivo del Gobierno sobre no abaratar el despido y recortar los derechos de los trabajadores: "Nuestro objetivo era que el abaratamiento del despido no recayera en los derechos de los trabajadores, y en la carga de los trabajadores y así ha sido, estamos hablando de un equilibrio en el coste del despido, que son dos cosas radicalmente diferentes", ha sostenido Pajín.
Y además, ha recalcado que el coste del despido no es "el elemento más importante" del borrador, sino que lo es la contratación, ya que el objetivo de la reforma es generar más empleo estable en detrimento del temporal.
La dirigente socialista ha dejado claro que los socialistas respetarán la decisión de los sindicatos si éstos deciden convocar una huelga general y ha insistido en su convencimiento de que, aun sin acuerdo, el diálogo social ha sido y es "útil" porque ha permitido incorporar aportaciones a la propuesta de reforma.