Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE pide al PP que aclare su opinión sobre la reforma laboral

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, no ha aclarado todavía cuál será el sentido del voto del Grupo Popular en el debate de convalidación de la reforma laboral que se celebrará el martes en el Congreso de los Diputados. Aunque ha dicho que la propuesta que ha aprobado el Consejo de Ministros "no es global" ni "clara", ha admitido que "aún caben posibilidades de acuerdo si el Gobierno coge el teléfono" y llama al Partido Popular. "Nuestra posición para mañana, en estos momentos, sigue abierta", ha proclamado.
En una rueda de prensa en la sede nacional del partido, tras la reunión del comité de dirección, González Pons ha recordado que el Ejecutivo ha anunciado la tramitación parlamentaria de la reforma laboral como proyecto de ley y, por lo tanto, "mañana no se acaba nada". Por eso, ha explicado que el PP contempla este proceso "en términos constructivos" y confía en que "en algún momento u otro el Gobierno terminará escuchando al PP".
"No tenemos en este momento una postura máxima cerrada, estamos abiertos y, de aquí a mañana, si el Gobierno nos llama le escucharemos", ha resaltado, para subrayar que su partido no va a votar "nada que no sea congruente" con las declaraciones que ha venido realizando hasta ahora. Así, González Pons ha insistido en que están abiertos a llegar a un acuerdo "hasta el último día" y que el PP irá "modulando sus posiciones" con el fin de "encontrar espacios de diálogo para que el Gobierno pueda rectificar".
"El ministro del paro"
El dirigente popular ha expresado su "perplejidad" por las declaraciones que ha realizado este fin de semana el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, porque se ha hecho "un lío monumental" con sus declaraciones y ha reconocido que la reforma laboral puede que no cree empleo. "Es un verdadero despropósito porque ha dicho lo contrario de lo que debería decir. Se ha portado y comportado como un ministro del paro", ha señalado. A su entender, "el verdadero ministro de Trabajo resultó ser el ministro del Interior", Alfredo Pérez Rubalcaba, "metido a 'arreglalotodo' del Gobierno".
González Pons ha destacado el hecho de que sea la primera reforma laboral "de la historia" que no tiene "el apoyo de ningún agente social". "No la apoya nadie, ni los sindicatos ni la patronal y eso no había ocurrido con ninguna reforma anterior", ha enfatizado, para añadir que "llega dos años tarde" y puede incluso que se pierdan los dos próximos años para la creación de empleo.
El PSOE, abierto a los cambios
Por su parte, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha asegurado que los socialistas se sienten "cómodos" con la propuesta de reforma laboral que ha presentado el Gobierno pero también que están dispuestos a introducir "mejoras" en el trámite parlamentario. "Esta es nuestra reforma, nos sentimos cómodos con esta reforma, pero estamos abiertos a cualquier tipo de medida y, si consideramos que la mejora, la votaremos", ha explicado en rueda de prensa después de una reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva Federal del PSOE.
Pajín se ha expresado así preguntada sobre si el PSOE respalda el contenido del decreto-ley en lo relativo a las causas del despido económico, que abre la puerta a que una empresa pueda despedir a trabajadores con una indemnización de 20 días por año trabajado si acredita una situación económica negativa. "El PSOE apoya la reforma y se siente muy cómodo con ella tal y como está", ha añadido.
La dirigente socialista confía en que la reforma laboral saldrá adelante en el Congreso de los Diputados pero no ha aventurado qué grupos podrían apoyarla o si pasará por el Parlamento con trámite de urgencia. El decreto-ley del Gobierno se someterá a la convalidación del Congreso pero posteriormente será tramitado como proyecto de ley. "Toca tomar decisiones y queremos hacerlo con el conjunto de las fuerzas parlamentarias", ha indicado Pajín.
Pide concreción al PP
La 'número tres' del PSOE ha emplazado al presidente del PP, Mariano Rajoy, a aclarar su opinión sobre los puntos "fundamentales" de la norma, y sobre su objetivo, que es combatir la dualidad del mercado de trabajo y la temporalidad. "No le he escuchado nada concreto sobre la reforma laboral y mucho menos cuál sería su propuesta, no sé si una vez más no tienen nada que decir", ha añadido.
Dicho esto, ha respondido además a las críticas de los 'populares' asegurando que la "única" reforma laboral que ha abaratado el despido es la que el Gobierno de José María Aznar llevó a cabo en 2002, que costó una huelga general y que, según Pajín, ahora el PP quiere "olvidar". Esa reforma, ha proseguido, creó un "despido exprés" al que se acogen un 70 por ciento de los despidos.