Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB se estanca debido a la caída del consumo de los hogares

El Producto Interior Bruto (PIB) cerró el tercer trimestre del año con una variación nula respecto al anterior, lo que supone un estancamiento de la economía. No obstante, en tasa interanual el crecimiento es del 0,2%, situación que no se producía desde el mismo trimestre del año 2008.

Según los datos confirmados este miércoles por el INE, analizando los dos grandes componentes del PIB desde la óptica del gasto se aprecia un cambio en el patrón de comportamiento respecto al trimestre precedente.
Por un lado, la aportación negativa de la demanda nacional al PIB aumenta en medio punto, pasando de -0,3 a -0,8 puntos, mientras que, por el contrario, la demanda externa incrementa siete décimas su contribución positiva al crecimiento agregado, de 0,3 a 1 punto.
Así, el gasto en consumo final de los hogaresdesacelera su crecimiento hasta el 1,4%. Aunque este cambio de trayectoria es mostrado tanto por el consumo de bienes como por el de servicios, el componente que ha tenido un comportamiento más negativo ha sido el ligado a los bienes duraderos, debido a "la eliminación de los estímulos fiscales, así como a la anticipación de compras por la subida del IVA". El INE subraya que a esto se suma la "continuada" reducción de la remuneración de los asalariados, principal ingreso de las familias.
Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas reduce dos décimas su crecimiento interanual hasta el -0,1% de forma coherente con la evolución de sus componentes, especialmente con la remuneración de los asalariados de las Administraciones Públicas.

De este modo, la formación bruta de capital fijo acelera dos décimas su contracción en este trimestre, pasando del -6,8% al -7%. Atendiendo a sus principales componentes, los bienes de equipo desaceleran su crecimiento positivo, la construcción mantiene ritmos de contracción similares a los de los trimestres precedentes y, finalmente, los otros productos presentan un tono de recuperación en el período, si bien todavía con tasas interanuales negativas.
Empleo

En cuanto al empleo, atenúa su descenso en ocho décimas, pasando del -2,5% al -1,7%. Este resultado supone la reducción de casi 295.000 empleos netos a tiempo completo en un año.
A nivel agregado y tal y como sucedía en el trimestre precedente, las ramas industriales y de los servicios de mercado registran todavía crecimientos negativos, "si bien, paulatinamente menos intensos".
De la consideración conjunta del crecimiento del PIB trimestral y de los datos de empleo ocupado, se deduce que la variación interanual de la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente se reduce siete décimas, desde el 2,6% al 1,9%, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada aumenta del 0,8% al 1,4%.
Mientras, la remuneración de los asalariados estabilizó su crecimiento negativo en el -0,9%, como consecuencia de la atenuación en la caída del número de asalariados (del -2,4% al -1,3%), compensada por la desaceleración de la remuneración media (del 1,5% al 0,5%).
Demanda exterior

Por su parte, la contribución de la demanda exterior neta de la economía española al PIB trimestral se incrementó en siete décimas, pasando de 0,3 a 1 punto. Tanto las exportaciones como las importaciones de bienes y servicios se desaceleran, si bien de forma más intensa en el caso de las importaciones.
Oferta
Por el lado de la oferta, el valor añadido bruto de las ramas industriales acelera de forma moderada su crecimiento, desde el 2% hasta el 2,3%. Analizando las diferentes ramas industriales, la industria manufacturera modera su crecimiento seis décimas (del 2,3% al 1,7%), como consecuencia de la menor demanda de bienes de consumo, especialmente duradero y de bienes de capital.