Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 10 de septiembre

"Lo de Pozuelo se ha convertido en un libro abierto. En él podemos leer perfectamente el relato del fracaso educativo español"
"Lo de Pozuelo se ha convertido en un libro abierto. En él podemos leer perfectamente el relato del fracaso educativo español. Un juez de menores ha decidido castigar a los vándalos. Tres meses sin salir después de las diez de la noche. Lo de castigar a los chicos sin salir es algo que solían hacer antes los padres. Hoy, no hay redaños para eso. Necesitamos que aparezca un juez. Ahora bien, los padres no se han limitado a rajarse ante sus hijos, a abdicar de sus obligaciones, sino que se oponen a quien lo haga. ¿Saben cómo han reaccionado los papás al conocer la sanción a sus hijos?. Protestando por la decisión judicial, que creen excesiva, y haciendo causa con sus cachorros, angelitos míos, que solo querían divertirse. ¿Es que acaso el juez no ha sido nunca joven?. Tres meses, a quién se le ocurre. Es fácil imaginar cómo va a cumplirse la sentencia en esos hogares, solidarizados con sus bestezuelas y unidos contra el juez. El aval de los papás-colega ha triturado los principios educativos más elementales. Miles de profesores podrían contarnos historias similares. Ya es muy frecuente que el niño castigado por mal comportamiento se vea apoyado por sus padres, y que éstos vuelvan su ira contra el profesor que se atrevió a castigarle. Y si en las casas nadie dice no, si en los colegios nadie puede decir no, ¿quién podrá marcar límites en los espacios públicos?. La disciplina ha hecho mutis por el foro. Los sociólogos, pedagogos y demás expertos harán muy bien es escanear nuestra realidad para identificar los orígenes de este problema. Los políticos, en revisar nuestras normas. Y la sociedad toda, en debatir y reflexionar y comentar. Pero, se llegue a donde se llegue, algo será seguro: en el principio estarán los padres, como ahora, con la crisis económica, todo lo que no sean cuentas nos parecen cuentos, nuestro desastre educativo y cívico no nos preocupa demasiado salvo estrépitos como el de Pozuelo. Pero estamos avanzando hacia el analfabetismo social. No cabe un negocio peor."