Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 27 de mayo

"En menos de veinticuatro horas hemos podido asistir a los excesos de Garzón y a los excesos contra Garzón"
"En menos de veinticuatro horas hemos podido asistir a los excesos de Garzón y a los excesos contra Garzón. O, dicho de otra manera, hemos comprobado que Garzón se ha convertido en la diana de quienes quieren utilizar la justicia para sus propios fines. El Supremo enfrió ayer el entusiasmo de los que pretendían volatilizar el llamado entorno de ETA a golpe de sentencias. Algunos creían haber acabado con la nebulosa social de apoyo a ETA. Sin embargo, la ley exige precisiones, y no es suficiente desplegar banderas y hacer sonar trompetas justicieras. La sentencia afirmó, sí, que ETA es más que su núcleo armado. Pero añadió que eso no autoriza a estirar la condena hasta donde le llegue a uno el entusiasmo, sino hasta donde acompañen las pruebas indiscutibles. Y hoy, Garzón, convertido en el pararrayos de todas las tensiones nacionales, vuelve al centro del ring, porque el Supremo admite a trámite una querella contra él por prevaricación. ¿Y por qué?. Porque abrió una causa contra el franquismo a sabiendas de que no era competente para investigar. Esta es la razón técnica. Pero nadie ignora que hay otras, porque "manos limpias", la organización que se querella, tiene un curriculum ultraderechista manifiesto. Y porque los mayores enemigos de Garzón se encuentran en su propio gremio, entre los jueces, que le tienen muchas ganas. De esta forma, en un solo día hemos hecho un master en justicia moderna. Que puede resumirse así: es difícil hacer justicia sin pruebas concluyentes y es difícil hacer justicia sin amigos."