Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 12 de mayo

"Enfrentamiento a cara de perro. Se reunían demasiadas cosas. Debate sobre el Estado de la Nación pero, además, primer debate electoral de las europeas"
"Enfrentamiento a cara de perro. Se reunían demasiadas cosas. Debate sobre el Estado de la Nación pero, además, primer debate electoral de las europeas. Y como material para la discusión, un tema en carne viva: la crisis económica. El resultado, una pelea bronca, durísima, con las hinchadas enardecidas en un fragor de aclamaciones y broncas. Rajoy tenía a favor los datos de la crisis. Cada número rojo era un directo al hígado político del presidente. Pero el presidente había marcado el paso por la mañana con un discurso sin lirismos y cargado de propuestas. Está convencido de que hace lo que debe. A favor de Rajoy todas las ventajas del que mira. En contra de Zapatero, todos los inconvenientes del que hace. Volaron palabras gruesas. Rajoy, desdeñoso con Zapatero, al que no parece otorgar categoría intelectual para ser su contrincante, le acusó varias veces de mentir. Zapatero le acuso de complacerse en las desgracias económicas del país, lo que puso furioso al líder de la oposición. Ambos acumulan enconamientos atrasados, como los viejos matrimonios, y se les nota en cuanto se desfleca mínimamente la cortesía. Rajoy, con su apostura de caballero a la antigua usanza, tiene alma de camorrista. Y se siente a gusto cuando arde Troya y puede anunciar el fin de algún mundo. En el pasado, con la traición a los muertos o la España que se rompe. Hoy, con el desplome económico. Por su parte, el presidente, en cuanto se descuida, se pierde en reproches que ya no son de actualidad. Y se enzarzan porque se tienen ganas históricas. ¿Y sobre la crisis?. No hubo forma de enfrentar argumentos. Zapatero había llenado la pizarra de propuestas pero Rajoy no las oyó. Rajoy asegura que tiene un plan perfecto y, olvidando que esta en la oposición, reclama que lo aplique el gobierno. Diálogo de sordos. Que no romperá el empate electoral. Pero que no podrá sumar voluntades para pactar lo prioritario, la lucha contra el paro y el cambio de modelo productivo."