Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 25 de marzo

"En España, los gobiernos democráticos acostumbran a suicidarse"
"En España, los gobiernos democráticos acostumbran a suicidarse. Como la secuencia se ha repetido constantemente, ha prendido la teoría de que al Gobierno no se llega ganando, sino esperando a que se suicide el que está en el poder. Por cierto, Mariano Rajoy es un fervoroso creyente de esta idea. Se la hemos oído de sus propios labios. La UCD se suicidó en una guerra fratricida, en la que los barones despedazaron a Suárez. Un joven y potente Felipe González fue llevado a hombros hasta el trono. Catorce años después, el PSOE se quitó la vida utilizando un tóxico de efecto fulminante: la corrupción. Aznar, aguerrido y voluntarioso, estaba allí para coronarse. En dos mil cuatro, el PP se cavaba su propia tumba con la guerra de Irak y las mentiras del 11m. A Zapatero le bastó con su ilusión para hacerse con el poder. ¿Y ahora?. ¿Se está repitiendo el fenómeno?. Algunos indicios así lo atestiguan. El Gobierno no para de actuar contra sí mismo; y si bien todavía no se ha infligido un daño mortal, está seriamente herido. Es cierto que quien espera a que le caiga la fruta madura, Rajoy, no es ni el joven y potente González del ochenta y dos, ni el aguerrido y voluntarioso Aznar del noventa y seis, ni el ilusionado Zapatero de dos mil cuatro. Pero ahí está. Sin aportar nada de nada, ni una mísera idea, limitándose a hacer frases sobre la actualidad y dejándose llevar por la corriente, Mariano Rajoy se ve cada día más cerca de la victoria. Aunque sea un líder por descarte, opaco y débil, y su partido lleve en los bolsillos granadas a punto de estallar. Aunque arrastre varios cadáveres, embalsamados para que parezcan que están vivos. Rajoy, el aspirante, falsamente fuerte y con un partido falsamente unido, se acerca a la victoria. Victoria a la española, por suicidio del titular. Lo vemos todos. ¿Lo ve Zapatero?."