Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 3 de marzo

"Patxi López mantendrá su disposición a presentarse y, por tanto, será Lehendakari"
La situación en Euskadi es clara y simple: si Patxi López se presenta a la investidura, será Lehendakari, y no para de decir que se presentara, luego será Lehendakari..
¿Es la mejor salida para la cohesion social de euskadi? todo hace pensar que la discusión ya carece de sentido porque la decisión esta tomada.
Se cumplirán los ritos, los encuentros entre partidos, las conversaciones de precepto pero, sin no ocurre algo gordo, Patxi López mantendrá su disposición a presentarse y, por tanto, será Lehendakari, y si lo es, será, naturalmente, un Lehendakari legitimo.
Pero lo tendrá dificilísimo, no olvidemos que la sociedad vasca es mas nacionalista que su parlamento, es decir, que no contara con la mayoría social. Además, no representara la opción favorita de todas las encuestas y habrá de gestionar una realidad económica en dificultades crecientes, y, lo mas sutil, habrá de afrontar un cambio de mentalidad en la observación del país vasco, sin convertirse en una amenaza liquidacionista del mundo construido, y con el pp picando espuelas esa nueva mirada se puede explicar muy bien desde el punto de vista teórico: olvidarse de las obsesiones identitarias y apostar por los ciudadanos y sus derechos.
Pero, a la hora de concretar será algo más complejo, su gran baza será el estatuto, su desarrollo en profundidad, desatascando lo que esta atascado y una política ancha, sin sectarismos. Ese nuevo tiempo necesitara una fastuosa política de gestos
No hablamos de escenificaciones superficiales, que son anzuelos que los vascos no suelen picar, gestos de verdad, de compartir generosa e inteligentemente algunas posiciones de poder y, muy importante, atreviéndose a hacer política de calle, que siempre fue territorio ocupado por el nacionalismo.
Patxi López puede legítimamente hacerlo y el PNV, en lugar de enfadarse, debería preguntarse por que fue dinamitando los puentes que ahora necesita y que Euskadi siempre necesitara.