Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 22 de junio

"La noticia no es una sorpresa, pero no puede despacharse a la ligera, el turismo significa el 11 por ciento de nuestro PIB y cuanto le ocurra es determinante para la economía española. No basta, por tanto, señalar a la crisis como la gran razón y recordar cuánto esta castigando a nuestros principales clientes, alemanes y británicos (éstos, además, con una libra depreciada) porque eso es cierto, pero también lo son otras cosas. Que nos hemos convertido en un país caro, y que demasiadas veces nuestros precios están muy por encima de la calidad que ofrecemos... en algunos casos, de forma escandalosa.
Un narcisismo un tanto cateto nos hace sobrevalorar la maravilla de nuestra oferta mientras tanto están creciendo, a mucho mejor precio, Turquía o Egipto. Por otro lado, ningún país ha destrozado con mas saña su patrimonio ambiental. La construcción y el turismo, nuestras dos principales locomotoras en los últimos años, han caminado al paso que le marcaban la ambición y la voracidad... hemos alicatado hasta el techo toda nuestra costa, que ya es una urbanización interminable, agravando de paso nuestras principales carencias de infraestructura y ahuyentando al turismo mas exigente.
España siempre ha sido una tierra maltratada por los que dicen amarla, sobre todo por los que mas alardean de amarla, creemos que se impone una reflexión seria sobre nuestro turismo... es una industria sólida, pero pide a gritos evolución, renovación e innovación y la crisis no es el peor momento para hacerlo, sino el mejor".