Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 16 de junio

"Zapatero, entre Mafo y Montilla, entre el gobernador del Banco de España y el president de la Generalitat Catalana"
"Zapatero, entre Mafo y Montilla, entre el gobernador del Banco de España y el president de la Generalitat Catalana. Hoy la actualidad ha querido ayudarnos a entender la dificultad de la gestión económica. Nos ofrece una lección práctica, muy sencilla de comprender, sobre la elasticidad limitada de la goma económica. Fernández Ordóñez presentaba el informe del Banco de España y nos decía que ya no nos queda margen para más esfuerzo fiscal, que el gasto ya no puede estirarse. A la misma hora, Zapatero se veía con Montilla, como ayer lo hizo con el presidente gallego, y era apremiado a aportar más fondos a las comunidades, sencillamente por que no les llega. Esta es la cuadratura del círculo. La dificultad objetiva se acentúa por algunos desenfoques añadidos. Uno, y muy principal, es el tantas veces señalado. El de las autonomías que no se reconocen como Estado, que a fuerza de llamar Estado al Gobierno Central, han olvidado sentirse concernidas por los problemas generales. No es falta de sensibilidad, o de solidaridad, como tantas veces se denuncia. Es una lamentable desviación, iniciada hace muchos años, que ha dado lugar a algunos absurdos con orla, como cuando un lehendakari decía enfrentarse al Estado, siendo así que él era el Estado en Euskadi, o cuando en otras comunidades llaman Estado a Madrid. Estas aberraciones semánticas no son minucias. Porque, aún comprendiendo la verdad de sus problemas, si Montilla no recuerda que él es el máximo representante del Estado en Cataluña, o Núñez Feijoo en Galicia, o Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, creerán que las advertencias del gobernador del Banco de España no van con ellos, sino solamente con Zapatero. Nos tememos que es exactamente lo que creen, así como la inmensa mayoría de los ciudadanos."