Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 15 de junio

"Durante años creímos que la verdad tenía una gran capacidad movilizadora. Ahora ya no"
"Durante años creímos que la verdad tenía una gran capacidad movilizadora. Ahora ya no. Al punto al que están llegando las cosas no hay nada más inútil que la verdad. El sábado tuvimos un ejemplo. Hoy otro. Comencemos por el de hoy. ¿De qué sirve que llegue al Supremo un caso con indicios gravísimos de delito que afectan al tesorero del principal partido de la oposición?. No sirve de nada. Ese partido no se inmuta y se atreve a defenderse con un argumento penoso, que dice así: lo que ocurre es cosa del Gobierno, que trata de ocultar su derrota electoral y la crisis económica. Semejante desvergüenza tiene un agravante: el portavoz oficial de esta tesis es Federico Trillo. Así pues, viva Honduras y hacia adelante. El PP contradice con descaro lo que siempre defendió, y lo que exigió atronadoramente a los demás, y se sacude las moscas mientras sigue preparando como si nada la coronación de su líder, el sábado en Valencia, en un acto que se anuncia faraónico. ¿De qué sirve la verdad?. De nada. Anteayer sábado el Gobierno, después de muchos paños calientes y mucho marear la perdiz, nos hizo saber la verdad pura y dura: tendremos por lo menos cuatro millones de parados por lo menos hasta el año 2012. O sea, que pueden ser más y por más tiempo. Ante la magnitud del problema económico, humano y social, y ante la negrura del horizonte, lo lógico y decente es que hubiera surgido un pacto general de voluntades y talentos. Nada de eso. Sólo se mide lo que esa realidad desgastará al Gobierno, o si podrá sacar adelante la financiación autonómica o los presupuestos. Sólo importa la repercusión de la crisis en la carrera partidista. Hace mucho tiempo que perdimos la conciencia del interés general, noble concepto que Cascos caricaturizó con la ley del fútbol. ¿Quién se acuerda de que cada parlamentario representa a toda la ciudadanía y no a los que le votaron?. Lo común se encoge más y más cada día. Sólo hay sitio para lo propio. Como ven, las verdades ya no son gran cosa."