Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 2 de febrero

"Por fin han hablado los bancos"
"Por fin han hablado los bancos. Lo han hecho a través del presidente de la Banca, Señor Martín. Y nos han dejado los siguientes mensajes. Primero: el Gobierno lo ha hecho fatal. Actuó tarde y equivocadamente. Segundo: los bancos españoles son magníficos. Gracias a ellos no estamos tan hundidos como mereceríamos. Tercero: porque mereceríamos estar peor, dado que todos, empresas y familias, nos hemos endeudado demasiado, por encima de nuestras posibilidades. Bien. Dejemos el punto numero uno, referido a la actuación del Gobierno, de la que se ha hablado y se habla sin cesar. Aceptemos el número dos, el que alude a la alta calidad de nuestro sistema bancario, aunque no acertemos a entender por qué hay que ayudarle si sigue ganando. Y detengámonos en el punto número tres. Henos aquí, empresas y ciudadanos, culpables por haber sido seducidos por todas las tentaciones desplegadas por el sistema financiero. Los que ofrecían el dinero regalado, los que nos engatusaban con créditos irrechazables, por encima del valor de la vivienda, los que se hicieron de oro con nuestra ingenuidad, ahora nos culpan. Y eso no lo hizo un banco, o dos. Lo hicieron todos. El que comete errores debe pagarlos, se ha atrevido a decir el presidente de los banqueros, en representación de quienes nos incitaban a endeudarnos. Y aquí viene lo más gordo: dice que ellos ya sabían que todo era un disparate, pero qué podían hacer. La inmensa clase media que, sin experiencia financiera, puso en sus manos el primer dinero que veía en su vida, ¿fue avisada de algo?. Cada cliente, un amigo, afirmaba la publicidad. El Gobierno, ciego por narcisismo, y los bancos, con los ojos cerrados por interés, nos llevaron a todos a la ceguera. Y ahora nos lo reprochan. Cuando la sociedad lo está pasando mal, los comentarios del Señor Martín sobre el endeudamiento culpable de los ciudadanos es casi una ofensa. Máxime cuando, en efecto, nuestros errores los pagamos nosotros, bien que lo sabemos. Pero hemos aprendido que los suyos, los que cometen los bancos, los pagamos también."