Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Opinión de Gabilondo: 8 de enero

La Opinión de Iñaki Gabilondocuatro.com
"Debemos prepararnos para un largo ciclo de secesión. Podría durar años"
"Debemos prepararnos para un largo ciclo de secesión. Podría durar años. Todas las noticias del día apuntan en esa dirección; y no digamos las noticias de casa. Ya tenemos más de tres millones de parados y la Seguridad Social ha perdido más de 800.000 afiliados. Hay que prepararse para una largo período de dificultades. Pero, ¿cómo hemos de prepararnos?, ¿qué tenemos que hacer?. Nadie nos ha dado el manual de instrucciones. ¿Hemos de ahorrar lo que podamos o, por el contrario hemos de consumir lo más que podamos?. ¿Qué deben hacer los parados en su nuevo tiempo libre?. ¿Deben regresar las señoras a las tareas del hogar?. Una cosa es segura: no bastará con apretarse el cinturón y aguardar a que escampe, a la espera de que nos lleven del ronzal a las verdes praderas donde crezca de nuevo la hierba fresca. Sólo cabe una preparación activa, políticamente exigente, que reclame nuevos modelos, nuevos rumbos económicos, nuevos objetivos y estrategias. Es la hora del final de las siestas ideológicas, porque no podemos permitir que se nos venda un futuro en el que se reproduzca el pasado, solo que con algunos policías reguladores. No. Necesitaremos nuevos paradigmas, capaces de sustituir la demencia del crecimiento económico infinito, imposible e injusto, que no es sino una forma de saqueo a la naturaleza y a las generaciones venideras. Dentro de unos días veremos si Obama nos ofrece una punta de esperanza. Ojala así sea. Porque, por lo que estamos viendo hasta el momento, todo indica que -tras el descalabro- ni hay culpables, ni hay propósitos de enmienda, ni contrición de corazón, ni confesión de boca ni satisfacción de obra. Ni uno de los consejos del catecismo. Y sin embargo nada podrá ser igual. Sólo en los dibujos animados el personaje arrollado y planchado por la apisonadora se levanta en el siguiente fotograma como si nada hubiera pasado. Así que, a nuestro juicio, prepararse es disponerse a luchar."