Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ofensiva paquistaní contra los talibanes en el valle del Swat

Horas después de que EEUU pidiera al Gobierno de Pakistán un aumento de su compromiso para derrocar a los talibanes, el Ejército ha lanzado una ofensiva con artillería y helicópteros a la insurgencia instalada en el valle del Swat.
En la ofensiva al menos 64 milicianos talibán y dos soldados han muerto. Según el Ejército, 37 talibán murieron en Swat, 35 de ellos en el interior de una mina de esmeraldas que los insurgentes habían ocupado. Asimismo, dos soldados fallecieron por la explosión de una bomba. Un cuartel de los milicianos próximo a Mingora también ha sido destruido, según el Ejército.
Por otra parte, 27 talibán han muerto en Buner, según ha informado una fuerza paramilitar próxima al Gobierno. Estos datos no han sido confirmados por fuentes independientes. El Ejército lanzó varios ataques en los alrededores de Mingora, la principal ciudad de Swat, situada a 130 kilómetros al noroeste de Islamabad, y en el vecino distrito de Buner.
En las calles de Mingora se ha impuesto el toque de queda y las fuerzas del Gobierno han atacado a los talibán con la artillería y con helicópteros. "Ha habido dos ofensivas rápidas por parte de las fuerzas de seguridad. Hemos golpeado a los milicianos y se están replegando", han informado fuentes oficiales de seguridad bajo anonimato.
¿Hacia una gran ofensiva?

Fuentes militares no han confirmado si estos ataques son el preludio de una ofensiva de envergadura en Swat, pero varios vecinos han constatado una concentración de tropas y fuentes gubernamentales han reconocido que están llegando refuerzos. Buner está situado al sureste del convulso valle del Swat y fue ocupado por los grupos insurgentes talibán el mes pasado.
Pero esto ha provocado que miles de civiles hayan huido de sus hogares de esta zona en la que los combates se hacen cada vez más frecuentes. El acuerdo de paz alcanzado en febrero entre los talibán y el Gobierno paquistaní para acabar con la violencia en el valle del Swat ha quedado prácticamente en nada y miles de personas tuvieron que huir ayer de Mingora después de que las autoridades gubernamentales advirtieran de los nuevos enfrentamientos.
libán.