Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama anuncia que seguirá con la investigación sobre las torturas de la CIA

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció su intención de proseguir con las investigaciones sobre el maltrato a prisioneros de guerra porque "nadie está por encima de la ley", respondiendo así a la carta que recibió esta semana, firmada por siete ex directores de la CIA que solicitaban la detención de los procedimientos porque incrementaban la presión sobre sus operativos.
"Agradezco que estos ex directores quieran proteger a una institución que han ayudado a construir, pero sigo creyendo que nadie está por encima de la ley. Y quiero asegurarme, como presidente de Estados Unidos, de que no me entrometo en las decisiones de los fiscales, que son los encargados de defender la ley".
Sobre la reforma sanitaria

Obama ha asegurado este domingo que logrará la reforma del sistema sanitario pese a la oposición republicana y que no se está "echando atrás" en su promesa de impulsar la reforma sobre inmigración. Lo ha hecho en una entrevista con el programa "Al Punto" de la cadena Univisión, una de las cinco transmitidas este domingo en programas dominicales.
Al describirse como una persona "realista", Obama ha dicho que tanto la reforma sanitaria como la de inmigración son tareas muy difíciles que, sin embargo, "se pueden lograr". Según Obama, el mayor desafío en el tema migratorio no es un cronograma estricto sobre su debate en el Congreso sino "que se apruebe este proyecto de ley".
Los inmigrantes, no incluidos
Obama nuevamente dejó en claro que los inmigrantes indocumentados quedarán excluidos del futuro sistema sanitario, que habrá mecanismos para verificar que sólo los residentes legales tendrán acceso a un programa de "intercambio" en el que, mediante subsidios federales, éstos puedan comprar un seguro médico.
A juicio de Obama, el problema de la inmigración tiene que resolverse pero es un debate separado al de la reforma de sanitaria, un tema que EEUU ha intentado abordar "durante 40 años". Tal como lo ha hecho en otras ocasiones, el mandatario estadounidense también ha defendido la llamada "opción pública" que permitiría que el Gobierno ofrezca un plan de seguro médico que compita con los de las aseguradoras privadas, si bien es tan "sólo un elemento" del ambicioso proyecto de reforma integral.
Los porqués de la reforma
En ese sentido, Obama ha considerado que la opción pública no está muerta "en absoluto", pero que el objetivo de esta reforma es reducir los exorbitantes costos de la sanidad, ampliar las opciones para los estadounidenses y mejorar la calidad de la cobertura médica.
Por otra parte, Obama ha descartado que las críticas en contra de sus políticas tengan un cariz racial, como aseguran el ex presidente Jimmy Carter y otros expertos, y que más bien proviene de la desconfianza de algunos sectores hacia el Gobierno y la resistencia a grandes cambios.