Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama se reafirma en la lucha contra Al Qaeda en el aniversario del 11-S

Obama durante un acto recordatorio del 11-SReuters
Cuando se cumplen ocho años de los atentados de Nueva York, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha querido reafirmar su compromiso en la lucha contra al Qaeda. Obama ha afirmado que EEUU "nunca titubeará en la persecución de Al Qaeda y sus aliados extremistas", en una breve intervención en el Pentágono.
El presidente, que ha guardado un minuto de silencio en la Casa Blanca coincidiendo con el impacto del primer avión contra el World Trade Center de Nueva York, ha asistido a un acto solemne en el Pentágono en el que se recuerdan a las 184 personas que fallecieron en este lugar hace hoy 8 años.
En su primer aniversario del 11-S como presidente, Obama, al recordar a las víctimas, ha subrayado que "una vez más nos detenemos y volvemos a rezar como una nación". Además, ha indicado que el aniversario sirve para recordar "la belleza y el significado" de las personas "inocentes" que murieron durante los ataques.
Recuerdo del horror
El aniversario de los ataques, como no podía ser de otra forma, se vive con especial intensidad en 'la Gran Manzana'. Nueva York ha guardado un minuto de silencio en tributo a las víctimas de los atentados iniciando así la conmemoración del octavo aniversario de unos ataques en que murieron casi tres mil personas.
"Mientras nuestros corazones se vuelven hacia aquellos a los que perdimos, también recordamos a todos los que espontáneamente ayudaron a quienes pudieron y como pudieron", ha asegurado el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, antes de pedir que los asistentes se unieran al homenaje en recuerdo de las víctimas.
El tiempo lo cura todo
Sin embargo, el paso del tiempo hace que para muchos estadounidenses el 11 de septiembre comienza a ser ya "un día más", pero familiares de las víctimas y supervivientes de los atentados lamentan la tendencia colectiva a olvidar. "La gente quiere olvidar pero nosotros no queremos que olviden porque estamos enfermos", declaraba Gary White, un sargento de policía de 54 años al que los atentados dejaron graves secuelas.
White perdió el 40 por ciento de su capacidad pulmonar, tuvo que ser sometido a cirugía de la garganta y la nariz y sufrió dos derrames cerebrales tras trabajar durante siete meses en los escombros de la Zona Cero en Nueva York. Ahora dirige la organización "9-11 Police Aid Foundation", que ayuda a los policías enfermos a raíz de la tragedia.
Sociólogos e historiadores insisten en que el menor interés mediático y de la opinión pública en el aniversario forma parte de un ciclo habitual en estas situaciones, en las que la intensidad va cayendo a medida que transcurren los años. Señalan no obstante, que al igual que con otros grandes acontecimientos históricos, la celebración del 11-S alcanzará mayor relevancia cuando se cumplan hitos como el décimo aniversario.
Algunos de los afectados dicen preferir, de todos modos, que la conmemoración tenga una menor visibilidad pública y opinan que la propuesta de la Casa Blanca de convertir el 11-S en un día de servicio público es una buena forma de honrar a los que ya no están. "Invito a todos los estadounidenses a prestar servicio público y honrar las vidas que perdimos, los héroes que respondieron cuando los necesitamos", señaló este jueves Obama.