Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama eleva el tono de crítica sobre la situación que se vive en Irán

Barak ObamaReuters
El presidente de Estados Unidos ha elevado el tono de crítica al régimen iraní y recuerda a los islamistas que hay que gobernar a través del consentimiento y no de la coerción. Barack Obama condena la violencia vivida en la calle y se muestra horrorizado por la represión.
Barack Obama se ha declarado este martes "consternado e indignado" y ha afirmado que las acusaciones de Teherán contra Estados Unidos por alentar presuntamente las protestas son "claramente falsas y absurdas".
Aun así, ha recordado que el régimen iraní aún tiene una claro camino abierto para ser aceptado internacionalmente. "Hay una ruta pacífica hacia la legitimidad, esperamos que la tomen", ha indicado el mandatario. "Condeno firmemente estas acciones injustas", ha insitido Obama respecto a la represión de las manifestaciones.
"Deploramos la violencia contra civiles inocentes en cualquier lugar donde ocurra". En este sentido, Obama ha explicado que la "fe, la soberanía y las tradiciones" de Irán pueden ser aceptadas, siempre que el Gobierno se adapte a las "reglas y principios internacionales" respecto a la violencia y al derecho a oponerse pacíficamente.
Reino Unido- Irán
Mientras tanto, con Reino Unido sigue creciendo la tensión. El ministerio iraní de Asuntos Exteriores ha confirmado la expulsión de dos diplomáticos británicos a los que acusa de interferir en los asuntos internos del país tras las elecciones del pasado 12 de junio.
Según la prensa oficial, el lunes se exigió la salida del país del primer y del segundo secretario de la citada legación.
Pero el Reino Unido en una repuesta recíproca, ha anunciado este martes la expulsión de Londres de dos diplomáticos iraníes. Y es que las siempre tensas relaciones entre ambos estados se deterioraron en la última semana después de que Irán acusara al Reino Unido de estar detrás de las protestas y disturbios que agitan el país tras los comicios.