Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama defiende regularizar el sistema financiero

Barack Obama durante una comparecencia ante los mediosReuters
Barack Obama ha declarado: "Soy desde hace mucho un vigoroso defensor del libre mercado y creo que necesitamos un sector financiero sólido para conseguir préstamos, para que las familias puedan permitirse pagar las hipotecas, para vender un producto, pero lo que hemos visto en los últimos dos años es que los mercados no funcionan con libertad si no existen reglas razonables y claras para detectar los abusos y proteger a las familias". El presidente reconoce que "el mismo sistema que permitió esta crisis todavía sigue en pie". "Nadie pone en disputa ese hecho, nadie niega la necesidad de una reforma. Así que la pregunta es muy sencilla: ¿Aprendemos de la crisis o nos condenamos a repetirla? Eso es lo que está en juego", ha advirtido.
Obama ha puesto especial énfasis en una de las principales medidas de su reforma: el desarrollo de la Agencia para la Protección Financiera del Consumidor para evitar "prácticas depredadoras y asegurar que los consumidores reciben una información clara sobre los préstamos antes de firmar sobre la línea de puntos". El presidente estadounidense ha garantizado que esta agencia funcionará de manera "independiente". "No aceptaré ningún intento de crear vacíos que puedan ser aprovechados por aquellos que abusan del consumidos, desde prestamistas a compañías de tarjetas de créditos", ha afirmado el presidente de los Estados Unidos.
Obama ha lamentado, como viene siendo habitual, la existencia de "grupos de presión" que luchan contra esta reforma, y ha señalado la noticia de que el líder republicano de la Cámara de Representantes se había reunido "supuestamente con el principal ejecutivo de uno de los principales bancos de América", a quien le dijo que haría todo lo posible para bloquear la reforma a cambio de conseguir contribuciones para la campaña republicana, según el presidente. "Los republicanos han abandonado las propuestas después de meses de trabajo con los demócratas. Lo lamento, y les pido que lo reconsideren", ha concluido Obama.