Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama cerrará Guantánamo pese a la retirada de fondos del Congreso

Barak Obamacuatro.com
El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha dicho que cumplirá su promesa de cerrar la prisión de Guantánamo, pese a que el Congreso le ha negado los fondos para hacerlo. Además ha dejado entrever que podría detener de forma indefinida a algunos presos en EEUU. "La prisión de Guantánamo ha debilitado la seguridad nacional de Estados Unidos. Es una arenga para nuestros enemigos", ha asegurado Obama.
En cuanto a los presos que en estos momentos se encuentran en la prisión, el presidente ha mostrado su plan de trasferirlos a prisiones de máxima seguridad en Estados Unidos y juzgarlos en los tribunales federales o los tribunales anti-terroristas especiales. Tribunales creados en Guantánamo por el gobierno de George W. Bush, pero eso sí, ha asegurado "con un cambio en las normas que dé más derechos a los acusados".
Pero Obama ha alertado de la presencia de algunos presos a los que no se les puede juzgar pero que representan un peligro para EEUU, por eso ha planteado la posibilidad de mantenerlos en detención prolongada, aunque con un sistema de supervisión judicial y legislativa. Además su Gobierno también esta negociando la transferencia de 50 detenidos a otros países.
Presos reincidentes
El miedo en EEUU es que el Pentágono ha asegurado que 74 presuntos terroristas liberados de la cárcel de la base estadounidense de Guantánamo, en Cuba, han retomado a la lucha contra Estados Unidos. Así lo ha asegurado un informe del Pentágono que ha publicado el diario "The New York Times". Y es que, desde la apertura del centro de detención a principios de 2002, el departamento de Defensa ha liberado a 534 prisioneros de los que casi un 14 por ciento han vuelto a sus actividades bélicas contra el país norteamericano en el exterior.
La situación en el país no es muy favorable para el presidente. Ya que estas medidas no les gustan ni a republicanos ni a algunos demócratas. La controversia se ha centrado, principalmente, en el destino final de los prisioneros. El director del FBI, Robert Mueller, ha afirmado ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, que los presuntos terroristas de Guantánamo serían una amenaza para la seguridad si se les pone en libertad en el país.