Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pide a Wall Street que apoye la reforma financiera

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha instado a los altos directivos de Wall Street a que apoyen la reforma del sistema financiero, que es "de sentido común" y abandonen sus "feroces esfuerzos" por bloquearla, ya que no sólo vela por el interés del sector, sino por el de todo el país.
En este sentido, ha asegurado que no existe ninguna línea divisoria entre Main Street y Wall Street, por lo que ha insistido en que estas reformas no sólo son la mejor opción para los intereses del país, sino también para los intereses del sector financiero. "Nos levantamos o nos caemos juntos como una nación", ha puntualizado el presidente de EEUU.
Asimismo, Obama ha negado las acusaciones que sugieren que esta reforma permite o alienta futuros rescates de entidades financieras y ha defendido que el sistema actual fue el que condujo a los "costosos rescates para los contribuyentes". "Un voto por la reforma es un voto para parar los rescates por parte de los contribuyentes. Esta es la verdad", ha incidido.
Riesgos de crisis
Por todo ello, Obama ha subrayado que es necesario aprender lecciones de esta última crisis, para evitar que se vuelva a repetir algo similar. "Y no se equivoquen, eso es exactamente lo que ocurrirá si dejamos que este momento pase, un resultado inaceptable para mí y para el pueblo estadounidense", ha añadido.
Así, el presidente de EEUU ha remarcado que esta recesión se debió a una "falta de responsabilidad", tanto por parte de Wall Street como de Washington, que derribó muchas de las grandes entidades financieras del mundo "y casi arrastró a la economía a niveles de la segunda Gran Depresión".
En esta línea, el presidente estadounidense ha recordado que una de las principales contribuciones a la recesión fue una crisis financiera "más grave" que cualquier otra que se haya conocido en generaciones.
Obama ha recalcado que un mercado libre no significa tener licencia para "llevarse todo lo que se puede conseguir", aunque así ocurra, que es lo que pasó de forma demasiado frecuente en los años previos a la crisis. También ha defendido un sector financiero "fuerte, que ayude a la gente a aumentar su capital, a obtener préstamos y a invertir sus ahorros".
Reformas necesarias
Por otro parte, Barack Obama ha enumerado los elementos fundamentales que debe tener un sistema regulatorio financiero, que incluye una reducción de forma gradual de las grandes firmas cuya caída podría hacer colapsar los mercados, para proteger así al sistema financiero, a la economía y a los contribuyentes.
Además, ha destacado que la inexistencia de esta legislación durante la quiebra de Lehman Brothers obligó a tomar decisiones que afectaban a algunas de las mayores empresas del mundo "en mitad de la noche
En esta línea, ha defendido la conocida como 'regla Volcker' que prohíbe a los bancos operar con fondos propios, lo que no sólo protegerá el sistema ante posibles crisis, sino que lo hará más competitivo. Además, apuesta por una reforma que dé más transparencia a los derivados.
Por último, ha reclamado una mayor protección y poder para los consumidores en el sistema financiero, para que así puedan contar con una mejor información a la hora de tomar decisiones que podrían dar más estabilidad al sistema. Obama también ha demandado más derechos para los accionistas y que pueden decidir sobre los incentivos de los directivos, que llegaron a ser "enormes", y en algunos casos "perversos", porque se premiaba la toma de riesgos que condujo a la crisis.