Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN mata a doce civiles por error en su ofensiva en Afganistán

El comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán, el general estadounidense Stanley McChrystal, ha informado de que un misil lanzado por las fuerzas aliadas contra milicianos insurgentes ha fallado su objetivo. Así, ha acabado con la vida de doce civiles afganos.
Mientras, el comandante McChrystal ha declarado que "lamentamos que se pierdan vidas inocentes durante nuestros esfuerzos conjuntos. Queremos transmitir nuestro más sentido pésame y les aseguramos que haremos todo lo que podamos para evitar incidentes en el futuro".
También el presidente afgano, Hamid Karzai, ha manifestado su pesar por el incidente y ha emplazado a las fuerzas aliadas a mostrar cautela durante la ofensiva para evitar la muerte de civiles.
Los primeros pasos para hacerse con el control
Las fuerzas de la OTAN libraron, entre la pasada noche y la mañana de este domingo, combates esporádicos con los talibán dentro de la ofensiva para tomar el control de la región de Marjah, bastión insurgente en la provincia afgana de Helmand, cuyo balance por el momento es satisfactorio.
Un total de 27 talibán han muerto desde el inicio de la operación el sábado, según el portavoz provincial Dawoud Ahmadi. Además, las fuerzas internacionales y afganas han descubierto 2.500 kg de explosivos.
El representante civil de la OTAN, Mark Sedwill, ha calificado de "positivas" las noticias sobre la ofensiva desde Kabul, pero ha señalado que aún es pronto para hacer valoraciones.
Satisfacción ante el transcurso de los hechos
Moshtarak, como se ha bautizado a la operación, que en dari significa 'juntos', está liderada por 4.000 marines estadounidenses y 4.000 soldados británicos, con el apoyo de soldados afganos, canadienses, daneses y estonios.
"Estamos satisfechos de cómo ha ido. Se han alcanzado objetivos clave con la mínima interferencia. Los talibán no han podido ofrecer una respuesta coherente y parecen confundidos", ha valorado el portavoz de las tropas británicas, el general Gordon Messenger, en una rueda de prensa ayer en Londres.
La publicidad que se ha dado a la nueva ofensiva parece haber resultado efectiva para que los insurgentes se rindan sin ofrecer demasiada resistencia. No sólo los insurgentes, sino también la mayoría de los habitantes de la región han huido y algunas ciudades han quedado desiertas.
No obstante, Messenger ha advertido de que los talibán podrían intentar recuperar su bastión. "Tienen la fama de quedarse sentados mirando. En un par de días pueden tomar aliento y prepararse para salir", ha dicho.
Por el momento no se han registrado bajas entre la población civil, que ha huido a los desiertos de alrededor o a la capital de la provincia, Lashkar Gah, a unos 40 km.
Antes de Moshtarak, había entre 400 y 1.000 insurgentes en la región de Marjah. La OTAN espera asegurar la región de unos 125.000 habitantes lo antes posible y después suministrar a estos ayuda y servicios públicos.