Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU reprende a Israel y Hamás por la última ofensiva en Gaza

GazaReuters
El comité de Naciones Unidas que investiga posibles violaciones de los derechos humanos en la ofensiva militar de Israel contra Gaza ha acusado al Ejército israelí y a la milicia del movimiento radical Hamás de cometer "crímenes de guerra" durante el conflicto de diciembre y enero pasados.
"La misión ha concluido que las acciones que se llevaron a cabo constituyen crímenes de guerra y posiblemente crímenes contra la humanidad", ha asegurado en la presentación del informe el jefe del comité, el jurista sudafricano Richard Goldstone
El informe de 574 páginas señala que la operación militar israelí 'Plomo Fundido' tenía como blanco toda la población de Gaza, como parte de una política de "castigo colectivo" que se había iniciado en junio de 2007 con el bloqueo impuesto al territorio palestino después de que Hamás tomara allí el poder.
Miles de civiles murieron
La ofensiva israelí se inició con una serie de bombardeos aéreos el 27 de diciembre de 2008, dio paso a una invasión terrestre que finalizó el 18 de enero y dejó atrás más de 1.400 palestinos muertos, en su mayoría civiles.
Los cuatro miembros del comité aseguran en el informe que los militares israelíes utilizaron "la fuerza de manera desproporcionada" contra civiles palestinos, con el bombardeo de almacenes de alimentos, zonas residenciales, fábricas y equipo de potabilización de agua.
"Por los hechos analizados, la misión halla que la destrucción (de estas instalaciones) tenían como fin negarle el sustento a la población civil", resalta el documento, que califica de "ilegal" los ataques a residencias privadas, pozos y tanques de agua potable.
Hamás también se pasó

El comité asegura que los lanzamientos de cohetes desde Gaza a poblaciones en el sur de Israel constituyen también "crímenes de guerra y podrían llegar a ser crímenes contra la humanidad" por su naturaleza indiscriminada.
"El lanzamiento de cohetes y morteros que no pueden apuntarse con suficiente precisión a objetivos militares viola el principio fundamental de la distinción" entre civiles y combatientes, afirma el documento, que los considera "ataques deliberados contra la población civil".
Los miles de cohetes lanzados por las milicias palestinas de la franja han causado cerca de veinte muertos en siete años en las poblaciones israelíes.