Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS pide estrechar la vigilancia de las vacunas de la gripe A aprobadas por la vía de urgencia

La OMS sube el nivel de alertaCNN+
La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanza a un aviso a los países que planean administrar rápidamente la vacuna contra la gripe A/H1N1 y les insta a estrechen la vigilancia sobre la seguridad y eficacia después de la inoculación.
La OMS considera imprescindible esta vigilancia dado que numerosos países, entre ellos varios de Europa y EEUU, planean aprobar la vacuna contra este nuevo virus por la vía de urgencia, lo que implica suspender algunos ensayos clínicos, según un documento difundido por el organismo.
En el documento, la OMS advierte que "algunos efectos secundarios que aparecen raramente en los ensayos clínicos, pueden hacerse más patentes cuando un gran número de personas recibe una vacuna pandémica".
Proceso agilizado
La OMS ha defendido la agilidad del procedimiento y ha puesto como ejemplos que las vacunas llegaron demasiado tarde en 1957 y 1968 para enfrentarse a sendas pandemias de gripe y que no existieron vacunas para enfrentarse en 1918, la denominada 'gripe española', que mató a cerca de 50 millones de personas.
Para evitar estas situaciones, la OMS ha estado trabajando con autoridades sanitarias y empresas en 2007 y estudiando las vías para agilizar la aprobación de una vacuna para futuros nuevos brotes.
En algunos casos, el proceso es más rápido porque la vacuna no es realmente nueva, sino que está basada en la tecnología que se emplea para producir la vacuna de la gripe estacional, que ya existe.
El actual brote de virus A/H1N1, declarado pandemia el pasado 11 de junio, ha sido la pandemia más rápida que ha habido nunca y que podría llegar a afectar a 2.000 millones de personas, según la OMS.