Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE advierte que el paro rozará el 20 por ciento en España en 2010

España continúa recibiendo previsiones desoladoras en la lucha contra la crisis económica. Hoy ha sido la OCDE quien ha advertido a España que se destruirán 493.000 empleos entre la segunda mitad de 2009 y finales de 2010, lo que supone que la crisis se cobrará un total de 2,7 millones de puestos de trabajo en tres años y medio.
Así lo recoge el informe sobre empleo publicado este miércoles por el organismo internacional, que sitúa la tasa de paro en España a finales de 2010 en el 19,8 por ciento, 11,8 puntos más que la cifra anterior al comienzo de la crisis (8 por ciento en el segundo trimestre de 2007).
El más alto de los países desarrollados
De esta forma, al término de 2010, cuando se prevé que ya se haya superado la crisis, el paro en España seguirá siendo, con diferencia, el más alto de los países desarrollados, seguido a cierta distancia por Irlanda (15,1 por ciento).
Teniendo en cuenta que la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2007 cifraba el paro en los 1.760.000 desempleados, la OCDE calcula que a finales del próximo ejercicio habrá 4.466.000 personas sin encontrar trabajo en España.
El aumento de 2,7 millones de parados en el conjunto de la crisis será el segundo más elevado de los países que conforman la OCDE, sólo superado por EEUU, donde desaparecerán 8.698.000 empleos.
Pide medidas contra el paro

En este sentido, los países de la OCDE, que gracias a sus planes anticrisis están evitando un incremento todavía mayor del paro, deben aplicar políticas activas de empleo para impedir que ese desempleo suplementario se enquiste y se convierta en estructural.
Esta es una de las primeras recomendaciones de la OCDE que advierte de que la recuperación económica no bastará por sí sola para hacer frente rápidamente a "un paro elevado y persistente".