Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noventa y dos españoles muertos en la misión en Afganistán desplegada en 2002

Los dos guardias civiles fallecidos este miércoles en un tiroteo son las dos primeras víctimas mortales de la misión española en Afganistán que pertenecen a las Fuerzas de Seguridad del Estado y no al Ejército. El primer ataque mortal contra las tropas españolas se produjo el 8 de julio de 2006 en la provincia de Farah, cuando la explosión de un artefacto activado a distancia mató al soldado de origen peruano Jorge Arnaldo Hernández.
El 21 de febrero de 2007 una mina estalló al paso de un convoy español y mató a la soldado Idoia Rodríguez Buján cerca de Shindand, en la provincia de Herat. El 24 de septiembre siguiente murieron los soldados Stanley Mera Vera, de origen ecuatoriano, y Germán Pérez Burgos, y otros seis resultaron heridos, tres de ellos graves, al explotar una bomba al paso del blindado en el que viajaban. En el ataque también murió un intérprete afgano.
El 9 de noviembre de 2008 un atentado suicida cerca de Herat causó la muerte al brigada Juan Andrés Suárez García y al cabo primero Rubén Alonso Ríos. El 7 de octubre de 2009 falleció el cabo Cristo Ancor Cabello tras estallar una mina antitanque al paso del vehículo en el que viajaba en Siah Washan. El de febrero de 2010 el soldado John Felipe Romero Meneses, de nacionalidad colombiana, murió por la explosión de una mina anticarro en Sang Atesh, en un atentado en el que otros seis militares resultaron heridos.
Además de estos muertos por los ataques de los insurgentes, 79 militares perdieron la vida en accidente aéreo, dos en accidente de tráfico y uno por causas naturales. El 26 de mayo de 2003 murieron 62 militares cuando regresaban de Afganistán en un avión Yakolev-42 ucraniano que se estrelló en Trebisonda (Turquía). Otros diecisiete perdieron la vida el 16 de agosto de 2005 cerca de Herat al estrellarse el helicóptero Cougar en el que viajaban.
El 26 de mayo de 2007 murió el sargento de Infantería Juan Antonio Abril Sánchez tras volcar el vehículo militar en el que viajaba, en Badghis. El 8 de enero de 2010 el soldado Christian Javier Quishpe Aguirre, de nacionalidad española y oriundo de Ecuador, murió atropellado en la Base de Herat. El 24 de octubre de 2005 el capitán médico Jesús de la Pascua Belaustegui falleció de un infarto de miocardio, también en Herat.
Un total de 162 miembros del Ejército y de las fuerzas de seguridad españolas, además de dos intérpretes extranjeros que les acompañaban, han muerto desde 1987 mientras cumplían misiones en el exterior. Ocho de los fallecidos eran guardias civiles, incluidos los dos que hoy perdieron la vida en Afganistán, y dos policías. El resto eran militares. La misión en Afganistán es la que más vidas humanas ha costado a España, seguida de la misión de Bosnia-Herzegovina, con 23 muertos.