Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu, Abbas y Obama, de acuerdo en la necesidad de retomar el proceso de paz

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó antes de la reunión a tres bandas, que israelíes y palestinos deben hacer más para "retomar las conversaciones de paz lo antes posible". Según ha trascendido tras la reunión trilateral con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, todos ellos coinciden en esta idea.
"Ha habido un acuerdo general, incluyendo a los palestinos, de que el proceso de paz debe ser recuperado cuanto antes y sin condiciones previas" ha afirmado Netanhayu tras la reunión en Nueva York.
Antes de la trilateral, Obama se había reunido por separado con cada uno de los líderes en sendas bilaterales, de una duración inicial de media hora pero que se prolongaron más de lo esperado. Tras un apretón de manos con ambos líderes, en su primera reunión trilateral desde su llegada a la Casa Blanca en enero, Obama ha afirmado que tanto Netanyahu como Abás deben "mostrar su disposición a lograr resultados" y no limitarse a las meras palabras.
Punto de vista de Obama
Según Obama, aunque desde enero se han logrado progresos, los palestinos deben continuar haciendo más en materia de seguridad y los israelíes, que han dado ciertos pasos para mejorar la libertad de movimientos y refrenar la actividad de los asentamientos, "deben continuar esos esfuerzos".
En sus declaraciones, el presidente estadounidense ha expresado el "compromiso de EEUU con una paz duradera y completa en Oriente Próximo, que incluya el fin del conflicto entre israelíes y palestinos mediante la existencia de dos Estados que convivan".
Con esta reunión, más que resultados concretos lo que buscaba Obama es demostrar su implicación personal en el proceso de paz, estancado entre reproches mutuos de israelíes y palestinos.