Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Negociaciones del Gobierno afgano con los talibanes para finalizar la guerra

El periódico estadounidense 'The Washington Post' cita media docena de fuentes directamente relacionadas con el proceso de las negociaciones de paz del Gobierno afgano con los talibán. Las conversaciones son continuación de las que concluyeron sin acuerdos hace más de un año y que tuvieron como anfitrión a Arabia Saudí.
El rotativo insiste en destacar el carácter preliminar de las conversaciones con la facción talibán encabezada por el mulá Omar, de quien se supone cuentan con su autorización para hablar en nombre de la sura de Qüetta, con base en el suroeste de la provincia paquistaní de Baluchistán. El diario destacó que los representantes de Omar han insistido públicamente en que las negociaciones son imposibles hasta que las tropas extranjeras se retiren de Afganistán.
Pero el 'Post' afirmó que la Qüetta ha comenzado a discutir un acuerdo amplio que incluiría la participación de algunas figuras de los talibanes en el Gobierno de Afganistán y el retiro de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en un plazo convenido. Según esta versión, un extenso acuerdo contemplaría un calendario de retirada de las tropas internacionales simultáneo a la incorporación de algunas figuras del movimiento talibán en el Gobierno.
El portavoz del presidente afgano, Waheed Omer, ha rehusado confirmar o rechazar las informaciones sobre estos contactos. "Hubo contactos en el pasado y ahora podría haber unos directos o indirectos. Ha habido contactos regulares durante los últimos dos años", afirmó.
La explicación ofrecida por una de las fuentes sobre las motivaciones de los dirigentes talibán para emprender la negociación es el temor a quedar marginados con la promoción de elementos más radicales en el movimiento talibán que pudieran quedar fuera de su control.
Afganistán ha sido asediado por la guerra durante décadas. Las fuerzas de Estados Unidos lideraron una invasión en 2001 para derrocar a los gobernantes talibanes de Afganistán, quienes protegieron a los líderes de Al Qaedaresponsables por los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos ese año.